æscaron;ltima

La Fundación Astroc se presenta en Nueva York invitando a paella

Como buen valenciano fuera de Valencia, el empresario Enrique Bañuelos, de Astroc, va a invitar a paella. La cita es el domingo en el Central Park de Nueva York, ciudad donde presenta la cuarta sede de la fundación que lleva el mismo nombre que su empresa. La invitación se ha adecuado cuidadosamente a los usos de una ciudad cosmopolita, exigente, acostumbrada al exceso y con gusto por la extravagancia. Por ello se ha extendido a 20.000 personas y se han traído de Valencia no sólo a los cocineros sino también los ingredientes. Incluido el agua de esta ciudad levantina, crucial para que el arroz salga con el punto adecuado. En concreto, los organizadores han traído a EE UU 4.143 litros de agua.

La receta para las miles de raciones de paella incluye 247 litros de aceite de oliva, 270 kilos de tomate triturado, 240 de garrofón y 1.000 de judías. Por lo que se refiere a las especias, también han llegado a la ciudad de los rascacielos 70 kilos de sal, 5,4 de pimentón (dulce) y 430 gramos de azafrán. ¿Arroz? ¿Cómo no? También han cruzado el Atlántico 1.520 kilos.

Lo único que no se ha podido traer es el pollo. Los 5.000 kilos necesarios son locales porque las autoridades de aduanas complicaron el transporte por exigencias sanitarias. Un problema similar con respecto a la madera para las fogatas pudo ser resuelto después de fumigarla. Por que sí, la leña también se ha traído desde España.

Todos los ingredientes han viajado desde Valencia salvo el pollo, que está sujeto a estrictas condiciones sanitarias por parte de las autoridades aduaneras de EEUU

Un equipo 50 paelleros comandados por el cocinero Manuel Velarte se ocupará de que las 25 paellas, de 250 raciones cada una, vayan circulando a partir de las 11.00 de la mañana hasta las 4.00 de la tarde. Los cocineros deben cumplir las rígidas normas que el ayuntamiento ha impuesto para hacer fuego de forma segura.

A los comensales, es decir todo el que pase por el Rumsey Playfield del parque a esas horas en un día que se espera sea soleado, se le dará un recipiente con cubiertos para disfrutar el manjar valenciano. Un total de 5.000 raciones se donarán a una ONG, City Harvest, que recoge comida excedente de restaurantes y cafeterías y las distribuye entre los necesitados.

Para animar el almuerzo habrá una banda de 25 músicos, un grupo de dolçaina y tabalet y actuará el cantante Francisco. Un grupo de valencianos ataviados con trajes de huertano y saragüells redondearán el tono folclórico. Irán vestidos con diseños de Enrique Marzal hechos para la ocasión.

La organización ha movilizado a unas 150 personas aunque no se han querido dar detalles del presupuesto de esta peculiar tarjeta de presentación de la fundación de Bañuelos.

Con ella, Bañuelos, este joven empresario valenciano que vive parte del año en Nueva York, quiere promocionar y difundir la cultura de su comunidad. Lo hace a través de acuerdos con el IVAM, el patrocinio de Arco y Photo España, además de la creación del Instituto Valenciano de la Paella. La fundación, que tiene su oficina en Nueva York en las torres de TimeWarner, participa en la Fundación Consejo España-China, el Real Instituto Elcano y la Fundación Pro-CNIC, que dirige Valentín Fuster e impulsa la investigación cardiovascular. En EE UU, Astroc será conocido además de por su tremenda paella por ser patrono del magnífico Museo Frick.