CincoSentidos

Fagor lanza Driron, una plancha automática para casa

Tres años de investigación y una inversión superior a los seis millones desembocaron ayer en la presentación en Madrid de Driron, un electrodoméstico de Fagor, semejante a un frigorífico de 185 por 60 centímetros, que seca y plancha la ropa.

El avance estará al alcance de muy pocos por el momento. La compañía española fabricará 10.000 unidades en 2007 y prevé una capacidad de producción de 40.000 unidades al año para 2008. Los precios oscilan entre 1.675 y 1.860 euros, según el modelo demandado.

Su utilización es sencilla. Una vez lavada la prenda, se coloca -seca o mojada- en el interior de Driron, que la devolverá sin una arruga a base de vapor y aire caliente. La máquina funciona a temperaturas moderadas que respetan los tejidos. 'La función de planchado ofrece un buen acabado para el 85% de la ropa que se utiliza en el hogar, reduciendo el tiempo que se dedica a la plancha', sostiene Belén Kortabarría, directora general de Fagor, quinto fabricante mundial de electrodomésticos.

Driron acepta hasta cinco kilos de ropa en cada operación de secado y planchado, que se alarga de 60 a 120 minutos. Además, es capaz de secar o airear una colada entera en un cuarto de hora. Para garantizarse la efectividad de los distintos programas es necesario colocar las prendas como en un armario.

Fagor llega al mercado con Driron después de que Whirpool lanzara su pequeño Pret à Porter (399 euros). En este caso, el electrodoméstico está ideado para 'revitalizar la ropa que no tiene manchas'. Pret à Porter coge las prendas con olor o arrugadas y las deja frescas y planchadas, preparadas para un nuevo uso tras someterlas a un baño de vapor seco. Es decir, replica la función de una tintorería.