Pioneros

Cremades pone en marcha una ambiciosa oficina digital

Una decena de empresas, lideradas por el bufete Cremades & Calvo Sotelo y la consultora inmobiliaria Aguirre Newman, han puesto en marcha la primera oficina digital de España. Un espacio de trabajo en el que se han instalado las soluciones más avanzadas y que durante un año será un escaparate tecnológico.

Durante un año el bufete Cremades & Calvo Sotelo recibirá más visitas que las habituales de sus clientes. También acudirán a las nuevas oficinas, que ayer inauguró la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, los clientes de la decena larga de empresas que han colaborado en hacer del despacho un ejemplo de integración de las más avanzadas soluciones tecnológicas. Durante un año, la sede madrileña de Cremades se convertirá en un gran escaparate de productos y soluciones que están en los catálogos de las empresas colaboradoras, pero que por primera vez están integrados en un solo lugar.

El origen de la iniciativa la dio ayer a conocer el fundador del bufete, Javier Cremades: 'En el décimo aniversario de la creación del despacho, especializado en tecnologías de la información, nos encontramos con que necesitábamos cambiar de sede y quisimos aprovechar el momento para ser pioneros en tecnología, porque las que utilizábamos hasta entonces eran de lo más normales'.

Javier Cremades encontró mil metros cuadrados en el centro de Madrid y encargó su adaptación a la consultora inmobiliaria Aguirre Newman. Al proyecto se unieron compañías líderes como Microsoft, Philips, Amena, France Télécom, Daikin o HP, entre otras, que han aprovechado para instalar en él las soluciones tecnológicas más avanzadas. Muchas de estas compañías son clientes del bufete.

También se adhirió la constructora Sacyr-Vallehermoso, que ha aportado su experiencia con la Casa Internet, un proyecto que la constructora puso en marcha en 2000 en la que se integraban diversas tecnologías al servicio de un hogar. Cerca de 150 personas han trabajado para poner en marcha la oficina digital en la que se han invertido unos seis millones.

Talento, ahorro y conciliación

La oficina digital se dirige al individuo y hace desaparecer, 'cuando se quiere', la línea divisoria entre el lugar del trabajo y el hogar. 'Es decir, tiene en cuenta y da prioridad al factor humano', explican los responsables del proyecto. Pero con los nuevos métodos de iluminación, aire acondicionado, redes eléctricas y de ordenador, tratarán de conseguir además ahorrar dinero y mejorar la productividad.