Hacienda

El 73% de los españoles consideran que los impuestos son injustos

Los españoles tienen una opinión negativa del funcionamiento de los servicios públicos en relación a lo que contribuyen. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, publicado ayer, lo pone de manifiesto.

El 53% de los encuestados por el CIS cree que el Estado le da menos de lo que paga, bien en impuestos, bien en cotizaciones a la Seguridad Social. Sólo un 8,6% estima que lo que recibe es superior a lo que aporta. La sensación de injusticia es mayor cuando se pregunta por la cuantía de los tributos. Un 57,8% estima que paga muchos impuestos, y lo que es peor, un 72,8% resalta que éstos se cobran con injusticia, es decir, que al final del proceso acaban pagando más los que menos tienen. Estas reflexiones se plantean justo cuando está en trámite parlamentario la reforma del IRPF que pretende, entre otros asuntos, una mejora de la progresividad del impuesto (que tributen más los contribuyentes de rentas más altas), a partir de enero de 2007, cuando entre en vigor.

La sensación de injusticia tiene su causa también en el elevado número de ciudadanos que no cumplen con sus obligaciones tributarias, a juzgar por los propios encuestados. Así, el CIS revela que el 83% de los españoles considera que en España existe 'bastante' o 'mucho' fraude fiscal, sobre todo en el IVA de profesionales, autónomos y comerciantes. El problema no es sólo de cuantía, sino también estructural, un fraude que tiene carácter de permanencia. De hecho, un 72% opina que el fraude fiscal que hay ahora es igual o mayor que el de hace cinco años. La encuesta fue realizada durante el mes de julio, al calor de los últimos casos de corrupción urbanística en Marbella. Los entrevistados reconocen que intentan confeccionar bien su declaración de la renta, más por miedo a una revisión (67% del total) que por tener en mente que se trata de un deber ciudadano (el 28%). No obstante, la mayoría reconoce que nunca ha sufrido una revisión de Hacienda y tampoco la espera.

La insatisfacción con los servicios prestados tiene relación, sobre todo, con la administración de justicia, la Seguridad Social y las pensiones, la vivienda y la seguridad ciudadana. En estos asuntos, estiman que el Estado está dedicando muy pocos recursos para lo que se necesita. Ahora bien, cuando se pregunta si están dispuestos a elevar los impuestos para gozar de mejores prestaciones, la mayoría responde que no, ya que, a su juicio, sería posible mejorar la prestación manteniendo el nivel impositivo. Se trata de mejorar la eficiencia de la administración. Tampoco se ponen de acuerdo para decidir qué impuesto debería tocarse al alza en caso de que fuera necesario. Un 37,9% prefiere que no se toque el IRPF (varía en función de la renta del contribuyente) y un 37,1%, que no se suba el IVA (varía en función del consumo, con independencia de la renta).

Por otro lado, a la hora de administrar el dinero que se recauda por impuestos, los encuestados se decantan en mayoría por el Estado central, frente a un 22% por los gobiernos autonómicos.

En este sentido, un 75% cree conveniente que el Gobierno central actúe para evitar que las comunidades autónomas y municipios se endeuden excesivamente.

Notable a la gestión tributaria

Pese a que es mayoría quien piensa que el fraude fiscal es elevado en España, también hay una gran parte de los encuestados que se muestran 'satisfechos' o 'muy satisfechos' con el trato y la labor de la Agencia Tributaria en la tarea de gestión de los impuestos. El servicio de información y de atención al contribuyente es calificado de 'bueno' por el 70% de los encuestados, que consideran que ha mejorado en los últimos años. Valoran, sobre todo, la reducción de los plazos de devolución de impuestos lo que adelanta la percepción de un dinero extra que muchos esperan como agua de mayo para llegar a fin de mes.

No obstante, los contribuyentes advierten que sigue siendo complicado presentar la declaración de muchos impuestos por lo que acuden a los servicios de gestorías o, en su caso, de programas de ayuda de la Agencia Tributaria (como el PADRE para la declaración de la renta).

Un 53% acude todavía a bancos, cajas de ahorro o cooperativas de crédito como canal favorito para presentarla, en vez de acudir a métodos más novedosos como internet o medios telefónicos (mensajes SMS o teléfono de atención de la Agencia).