Alimentos y bebidas

La UE respalda a Cadbury en la disputa fiscal de sus filiales irlandesas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha dado la razón a Cadbury Schweppes en su disputa con el fisco británico. Reconoció su derecho a tener filiales en países miembros de la UE con fiscalidad más favorable.

El fabricante británico de refrescos y dulces cuenta con dos filiales en Irlanda encargadas de captar financiación para el grupo: Cadbury Schweppes Treasury Services (CSTS) y Cadbury Schweppes Treasury International (CSTI) constituidas en Dublín, donde (en 1996) estaban sujetas a un tipo impositivo del 10%.

La autoridad fiscal británica reclamó a Cadbury más de 8,6 millones de libras en concepto del impuesto de sociedades por los beneficios obtenidos por CSTI en 1996.

El Tribunal Comunitario aseguró ayer que 'la circunstancia de que una sociedad se haya constituido en un Estado miembro con la finalidad de beneficiarse de una legislación más favorable no es, por sí sola, suficiente para llegar a la conclusión de que existe un uso abusivo de la libertad de establecimiento'. Esta resolución se produce después de que las autoridades británicas preguntasen al TUE si la fiscalidad de estas filiales se ajustaba al derecho comunitario.

Según el Tribunal, que 'Cadbury Schweppes haya decidido constituir CSTS y CSTI en Dublín con la finalidad reconocida de beneficiarse de un régimen fiscal favorable no constituye en sí misma un abuso'.

La legislación británica apunta que las filiales establecidas en el extranjero deben tributar en el Reino Unido si el tipo impositivo es inferior a tres cuartas partes del aplicado en territorio británico. Según el TUE, esta legislación sí constituye 'una restricción a la libertad de establecimiento'. La portavoz comunitaria de fiscalidad, Maria Assimakopoulou, aseguró que la sentencia contribuirá a eliminar los obstáculos fiscales en el mercado interior de la UE.