Inmigración

El Ejecutivo ofrece sin éxito a Rajoy un pacto de Estado sobre inmigración

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de La Vega, emplazó ayer al PP a suscribir un 'gran Pacto Nacional por la inmigración' ante la magnitud que ha adquirido el problema y la necesidad de que todas las comunidades autónomas elaboren al respecto los mismos criterios de actuación. En lo que va de año han llegado a Canarias por mar 24.467 inmigrantes irregulares, de los que 502 son menores de edad.

Fernández de la Vega hizo este ofrecimiento al presidente del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención ante el grupo socialista, donde mostró su 'confianza' en que el líder popular 'estará dispuesto' a apoyar el pacto de Estado, puesto que 'todas' las iniciativas que plantea ya están en marcha.

La vicepresidenta apostó por fomentar los flujos migratorios 'legales y ordenados', continuando con las repatriaciones, e insistió en que el Gobierno conseguirá que todo el que entra ilegalmente en España, 'tarde o temprano, salga'.

Sin embargo, el portavoz parlamentario del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, aseguró que la oferta del Gobierno 'llega tarde', si bien añadió que está dispuesto a dialogar sobre esta materia. Eso sí, advirtió al Ejecutivo de que en primer lugar deben 'reconocer su error' y dejar de 'hablar ya de una vez de posibles regularizaciones'.

Convergencia i Unió se felicitó por la iniciativa del Gobierno y recordó que fue la primera fuerza política en esta legislatura que habló de la necesidad de un pacto de Estado sobre inmigración.

Desde otra actitud muy distinta, el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, acusó al Gobierno de actuar 'a golpe de telediario' en relación con la inmigración y de 'plegarse' al discurso de 'alarmismo e hipocresía' que practica el PP.

Los responsables senegaleses abordaron con León el asunto de la inmigración clandestina aunque las citadas fuentes no pudieron precisar el contenido de la reunión.

Alemania apoya una solución 'europea'

La canciller alemana, Angela Merkel, trasladó ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, su solidaridad en la lucha contra la inmigración ilegal, que recalcó que no es un problema exclusivamente de España y afecta 'a toda Europa'. Merkel expresó ese apoyo a Zapatero en la XX Cumbre bilateral, que se celebró en la localidad alemana de Meersburg. La canciller consideró que la UE debe ofrecer más ayuda. 'A lo mejor, la Agencia de Fronteras europea, Frontex, debería adaptar sus métodos de trabajo a la realidad para que sea capaz de actuar', comentó, en referencia a las críticas vertidas por la falta de agilidad de este organismo.

A su juicio, la inmigración irregular deberá combatirse también mediante la cooperación al desarrollo con los países de origen, algo en que también coincidió con Zapatero.