CincoSentidos

Cuidar los pies sin mover un dedo de la mano

Siempre andan por los suelos, además de tener que aguantar al resto del cuerpo. No es de extrañar que cuando los pies lleguen a casa exijan un poco de cariño. En competencia con las tradicionales sales en la bañera, y con el posiblemente reticente compañero de morada, los masajeadores de pies tanto electrónicos como de madera son una opción excelente para relajarse al final de la jornada.

El público mayoritario de estos productos son 'deportistas, gente con problemas de varices o de mala circulación o gente mayor', explica Rosa García, mánager de Producto del Grupo Taurus (que distribuye también la marca Monix).

El mercado ofrece desde los aparatos más básicos (que se limitan a masajear la planta de los pies) hasta los más sofisticados (que incorporan sistema de calentamiento de agua, infrarrojos y hasta pedicura).

Los rodillos de madera de Natur-Mas, que cuestan unos 40 euros, son más eficaces si su usuario está de pie, apoyándose con una de sus extremidades en el suelo y haciendo presión con la otra sobre los rodillos.

Pero la electrónica avanza una barbaridad, y hay alternativa para quienes lo quieran todo hecho. Los aparatos eléctricos ofrecen, por precios que oscilan entre los 28 y los 80 euros, dos modalidades de masaje: en seco y con agua -hidromasaje propiamente dicho-. Un factor importante a la hora de elegir es si permiten programas de calor -que activa la circulación- y de frío -que relaja-.

El Hidromax de Monix -que cuesta 28 euros- tiene vibración y burbujas y mantiene la temperatura del agua. El Bahía Thalassa Spa de Taurus (70 euros) permite además controlar la temperatura y produce calor por infrarrojos.

La marca Rowenta presenta el MA-3030 Zen Feet, que masajea en seco de dos maneras: por reflexología (con cuatro bolas giratorias) y por vibración. El precio recomendado por el fabricante es de 60 euros. El TS5010 incorpora el hidromasaje por vibración y burbujas, además del control de la temperatura, por 70 euros. Y el TS8050 añade el masaje a digipresión, por 10 euros más.

Por último, los modelos de Solac E800A2 y E801M2 incluyen infrarrojos, calor, burbujas, así como un mando que permite simultanear las distintas opciones de relax. El E801M2, que cuesta unos 70 euros, incluye además un chorro a presión y un centro de pedicura.

Este tipo de accesorios representa las posibilidades de futuro del sector, según Rosa García, de Taurus. Además, señala, el público busca aparatos más compactos 'debido al poco espacio que tenemos en casa' y de diseño más funcional y práctico, con posibilidades como 'cambiar las velocidades con el pie, perfecta para la gente mayor'.