Crédito

La OCU advierte sobre las prácticas de las empresas de reunificación de deudas

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado hoy del alto coste que supone acudir a las empresas de reunificación de deudas, ya que proponen operaciones con elevados gastos y altas comisiones, que el propio usuario podría realizar en su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior. También ha recordado que sus servicios implican pagar más impuestos y, sobre todo, agrandar aún más la deuda.

En un comunicado, la OCU destaca que la oferta de estas empresas, basada en "una agresiva publicidad, al calor de las reciente subidas de tipos de interés", se centra en conseguir un rebaja importante de las cuotas que pagan los consumidores por sus distintos créditos, tanto hipotecarios, como préstamos al consumo, tarjetas o créditos con establecimientos comerciales.

"Lo que no dicen es que cobran altas comisiones (en algún caso hasta el 7%) por un servicio que los propios consumidores pueden negociar con su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior". En la nota también se critica que estas empresas "tampoco dicen que la reunificación de deudas, supone pagar menos, pero durante más tiempo", por lo que puede tener un coste final bastante mayor para los consumidores, ya que "comparan indebidamente" cuotas de deudas con distintos plazos de vencimiento, lo que puede inducir a error a los usuarios.

Más comisiones, más impuestos… y más deuda

Estas empresas, "son meros asesores", que se limitan a cancelar los créditos vivos y proponer un crédito hipotecario nuevo, por el importe necesario para pagar el capital pendiente más las altas comisiones que se cobran y los gastos que la operación supone.

Así, "esta opción es mucho más cara" que la negociación por parte del propio consumidor de la ampliación o novación del crédito con su banco e incluso la subrogación en otra entidad financiera distinta.

Debido a las altas comisiones que se pueden llegar a cobrar, por los importantes gastos (comisiones más impuestos) que conlleva la operación y por el incremento de la deuda a pagar por parte del consumidor, la OCU "desaconseja recurrir a este tipo de empresas" y recomienda dirigirse primero a la entidad financiera del usuario o incluso a otros bancos.

Ante esta situación, la OCU se ha dirigido a los ministerios de Economía y Sanidad y Consumo, solicitando que se adopte un adecuado marco de protección para los consumidores, que utilicen este tipo de servicios, para prevenir abusos por parte de estas empresas.