Situación

Telefónica encalla en el miedo a las 'telecos'

Es lamentable, penoso'. Así definía esta semana un gestor la situación del sector europeo de telecomunicaciones. El índice Stoxx de telecos ha sido el peor de la Bolsa en los últimos dos años y cotiza al mismo nivel que en 1997. Telefónica no es ajena a la coyuntura. A pesar de que sus beneficios duplican los que registraba cuando alcanzó su máximo histórico (en marzo de 2000), la operadora cotiza un 54,5% por debajo de los niveles de entonces (28,7 euros contra 13,06 del viernes). Telefónica cumple, pero el mercado no escucha. La subida desde enero es de un escaso 2,75%, 10 puntos menos que el Ibex.

'¿Qué futuro tiene Telefónica?', se pregunta Luis Benguerel, gestor de Interbrokers. 'En EE UU las llamadas locales de línea fija son gratuitas y eso terminará siendo igual aquí. En el móvil, quien quiere uno, ya lo tiene, todo lo que se puede esperar ahí son guerras de precios, es decir menos beneficio. Europa está saturada, América Latina está saturada... todos los nuevos servicios en telefonía e Internet hacen que a la larga todo salga más barato', concluye Benguerel.

Por primera vez en el año, Telefónica ha completado una semana bursátil cerrando a la baja en todas las sesiones. El retroceso acumulado es del 2,82%. Los 13,06 euros del viernes representan el nivel más bajo en un mes.

La operadora sufre por primera vez en el año una semana completa de pérdidas

El miedo empezó a cundir el mismo lunes, cuando UBS alertó de un cambio de tendencia en el ciclo de beneficios en España de la operadora (el 45% del total), cuyo crecimiento empezará a descender en 2007. Al día siguiente, Deutsche Bank arrojó más leña al fuego, al considerar poco creíble el objetivo de la empresa de mantener un margen de flujo de caja constante del 23,5% entre 2008 y 2010. Lehman Brothers se sumó el jueves a las malas recomendaciones al reducir un 2% sus previsiones de beneficio por acción.

'Telefónica es una empresa ejemplar, que ha demostrado que cumple sus objetivos. Pero hay una desconfianza enorme hacia su sector', admite Bosco Ojeda, responsable de renta variable en España de UBS.

Eso sí, algunos analistas advierten del exceso de penalización. 'Telefónica está francamente barata y es una oportunidad de compra. El escenario descontado en el precio es excesivamente negativo', valora Silvia García-Castaño, de BNP Paribas. 'Por beneficios, Telefónica sí es un valor por el que se puede apostar', corrobora âscar Germade.

Telefónica siempre ha sido el favorito de las grandes casas de análisis, que no dejan de recomendarla. Quizá lo que le hace falta al valor es menos apoyo. 'Cuando los grandes tiren la toalla, será el momento de entrar, porque entonces Telefónica se quedará a precios muy interesantes', apunta un experto. Ahí queda el consejo.

Factores de riesgo

Un vertiginoso incremento del endeudamiento

La expansión de Telefónica, con la adquisición de Cesky Telecom, O2, el aumento de participación en China Netcom (al 5%) y el desembarco en Colombia Telecom (50,1%), han derivado en un incremento espectacular del apalancamiento. Los datos financieros correspondientes al segundo semestre del año arrojan un incremento interanual de la deuda financiera neta del 96,2%, de 27.990 millones a 54.922 millones.

Eso sí, la operadora más endeudada de Europa se ha puesto a trabajar y en un año ha logrado rebajar en 1,8 puntos porcentuales el tipo medio efectivo que paga por el pasivo, del 6,3% en el primer semestre de 2005, al 4,5% en el de este año. El recorte supone un ahorro de 500 millones en gastos financieros.

Elevada dependencia de América Latina

El desembarco de la operadora presidida por César Alierta en Europa ha diluido el peso del Latinoamérica, pero esta región aún aporta más del 30% del beneficio bruto operativo. A la inestabilidad política y jurídica propia de los negocios emergentes, hay que añadir el riesgo cambiario. El real brasileño se aprecia contra el euro un 1,2% en el año, pero Argentina, Colombia y Chile registran respectivas depreciaciones del 8,4%, el 10,6% y el 11,5%. El peso mexicano pierde un 10% y además el país genera cuantiosas pérdidas. Sólo el 6% de los clientes mexicanos de móvil de Telefónica son de contrato. La cosa mejora algo en el resto de la región, pero sólo llega al 18%. La operadora ha asumido el desafío de lanzar un plan de choque.