Ayuda externa

La CMT traspasa a terceros el estudio de costes del ADSL

Tarifas de móvil, análisis de las ofertas de Telefónica y ahora coste del ADSL. La CMT ha sacado a concurso la evaluación de cuál debe ser el precio a fijar por el ex monopolio para vender a otros operadores la banda ancha.

Otra vez, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) apela a ayuda externa en su tarea de vigilar el sector y determinar la justicia o no de las tarifas que aplican Telefónica, sobre todo, y otras empresas a sus competidores o a los clientes. Lo hizo con los precios de terminación del móvil y con las ofertas combinadas del ex monopolio, rompiendo años de tradición de trabajo en solitario. Ahora le ha tocado el turno a otro asunto de calado en la competencia, el coste del ADSL.

Es cierto que algunas compañías -Ya.com, Jazztel, Tele2, Wanadoo...- han comenzado a desplegar sus redes para dar banda ancha directamente a los usuarios, pero también que sólo lo hacen en lugares determinados y para un número reducido de clientes.

El resto de los consumidores debe conformarse con la oferta de Telefónica o con el ADSL que los rivales compran al ex monopolio y luego revenden. Y no sólo ADSL, sino todas las tecnologías que existen ahora mismo de banda ancha y que pueden desarrollarse en el futuro.

Información independiente

Ahí es donde la CMT ha pedido ayuda. El regulador es el encargado de revisar los precios que Telefónica quiere aplicar a sus rivales y, con especial cuidado, comprobar que se adecuan a lo que efectivamente le cuesta a la operadora dominante prestar este servicio de forma eficiente. 'Para ello es preciso que la CMT disponga de información independiente acerca de los costes de prestación de los servicios implicados, como la que se obtendrá por medio de la elaboración de un modelo de costes', explica el regulador.

Ahí es donde entra en juego el asesor externo. La CMT ha sacado este trabajo a concurso, por el que el ganador cobrará unos 200.000 euros, según las bases publicadas el viernes en el BOE.

Por supuesto, el regulador siempre tendrá la última palabra a la hora de fijar los precios mayoristas del ADSL de Telefónica, pero dada la cada día mayor complejidad de los servicios y procesos quiere un apoyo. El cometido fundamental del ganador es establecer un modelo que calcule los costes eficientes de manera transparente y clara, de forma que el resultado -si la tarifa a cobrar es justa o no- se conozca casi de forma inmediata.

Los candidatos tienen quince días desde el viernes para presentar sus ofertas, aunque hay que recordar que los dos primeros concursos acabaron en las mismas manos, las de la consultora estadounidense Nera.