CincoSentidos

El Banco Santander enseña a hablar español en Brasil

El Banco Santander quiere aprovechar el aumento de la demanda de español en Brasil y ha preparado un programa para formar a 45.000 profesores nativos. El presidente de la entidad financiera, Emilio Botín, subrayó ayer en la presentación del proyecto en São Paulo que el idioma español es 'un tesoro generador de riqueza y desarrollo' y lo definió como 'un activo estratégico con creciente influencia en el mundo'.

El convenio, firmado con el gobernador del Estado de São Paulo, Claudio Lembo, pretende conseguir que los educadores puedan enseñar español en la red pública de educación de este estado brasileño. La idea surgió por la aprobación en agosto del año pasado de una ley que obliga a todos los centros de enseñanza media en Brasil a que dispongan de clases de español para los alumnos que lo deseen en un plazo máximo de cinco años.

Desde entonces el interés por el idioma ha aumentado y también las iniciativas del Gobierno federal, que está formando profesores en ejercicio, incluso especializados en otras áreas, para que enseñen español. El profesor de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Brasilia Enrique Huelva afirma que 'poco a poco se está tomando conciencia de que hay un gran déficit de profesores de español en Brasil'.

El coste del proyecto, que asumirá la entidad, será de dos millones de euros

SANTANDER 3,55 -1,03%

Las previsiones son que el proyecto del Santander, que se ha bautizado con el nombre de ¡Oye!, cumpla su objetivo en cinco años. En la primera etapa se realizará el proyecto piloto con la formación de 2.000 profesores hasta febrero de 2007. De esos 2.000 saldrán 40 tutores capacitados para formar a los siguientes profesores, y así sucesivamente. Cada año se espera formar a 7.800 docentes, hasta llegar al objetivo de 45.000 en 2010.

En el proyecto van a participar también las tres mayores universidades públicas de São Paulo -la Universidad de São Paulo (USP), la Universidad de Campinas (Unicamp) y la Universidad del Estado de São Paulo (Unesp)-, el instituto Cervantes, el Gobierno estatal y el portal de Internet Universia, creado por el Grupo Santander.

El banco se encarga de la financiación, con un gasto estimado de dos millones de euros, y las universidades serán responsables de la selección de tutores y de dar el apoyo académico al proyecto. Según datos del banco, ya hay 1.800 profesores interesados. El Instituto Cervantes será el responsable de la elaboración de los contenidos de los cursos, aunque la coordinación general de ¡Oye! correrá a cargo de Universia Brasil.

Según Enrique Huelva, la demanda de español siempre ha sido importante en el país, pero ahora convergen varios factores que la impulsan aún más. Además de la aprobación de la ley, la integración geopolítica -sobre todo por el Mercosur- y el retroceso paulatino del francés como segunda lengua, tras el inglés, han disparado el interés por el español. Además del Gobierno de Brasil, la embajada española en Brasilia y el Gobierno español están impulsando la enseñanza del idioma con la apertura de nuevas sedes del Instituto Cervantes -el año próximo se inaugura una en Brasilia- y con los intercambios de profesores entre universidades españolas y brasileñas.

El Santander ha elegido São Paulo porque es el estado en el que tiene concentrados el 82% de sus clientes y el 79% de sus oficinas en Brasil, pero su intención es ampliar el proyecto a otros destinos. En su mira están Gran Bretaña y Estados Unidos. Aunque, según fuentes del banco, estos objetivos son más difíciles, ya se han iniciado conversaciones con algunas universidades, principalmente en la costa Este de EE UU.

Compromiso con las políticas de Lula

El proyecto firmado ayer con el gobernador de São Paulo, Claudio Lembo, para formar profesores brasileños en español es una medida más con la que el Santander quiere reforzar su vínculo con Brasil. La visita al país suramericano del presidente, Emilio Botín, y su entrevista con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, también sirvió para reforzar la imagen que el banco quiere dar de compromiso con el país. Cuando queda menos de un mes para las elecciones presidenciales, que se celebran el 1 de octubre, Botín ratificó en el encuentro el apoyo que dio a Lula desde que fue nombrado presidente en los comicios de 2002.

Entonces, la llegada de un líder de izquierdas al poder hizo saltar las alarmas entre analistas y, según fuentes del banco, la entidad fue penalizada por inversores por dar su apoyo al nuevo presidente. Esta vez, cuando la reelección de Lula parece ya un hecho, no hay incertidumbre, porque el presidente ha cumplido todos sus compromisos financieros y nadie teme sustos en la economía. 'La gran estabilidad y las políticas económicas correctas están permitiendo que Brasil crezca de forma segura y sostenible', dijo Botín tras su reunión con Lula. Pero además de su apoyo, el español pidió al presidente una mayor apertura a la competencia en el sistema bancario, para aumentar su cuota de mercado, su objetivo actual. En la actualidad tiene el 5% del mercado bancario del país -el 12% en São Paulo- y es el tercer mayor banco privado por activos, tras Bradesco e Itaú. Desde que compró Banespa en noviembre de 2000, el Grupo ha invertido en adaptar los sistemas informáticos de las entidades que ha fusionado: Santander Brasil, Santander S/A, Santander Meridional y Banespa.

A finales del año pasado la entidad unificó la marca, que pasó a ser Santander Banespa, y ahora atraviesa una etapa en la que pretende potenciarla. Para ello, el banco español lanzó este año una campaña publicitaria de 100 millones de dólares con los principales jugadores de la selección brasileña.