Venta

Jazztel vende Adatel a ex empleados que denunció por competencia desleal

Todo queda en casa. Jazztel ha vendido una de sus principales filiales, Adatel, y la compradora es nada menos que la empresa que formaron ex empleados de la compañía. Jazztel los denunció por competencia desleal y ganó, pero ahora los ha elegido como socios.

Una de las filiales más deficitarias de Jazztel tiene nuevo dueño. La operadora ha vendido la compañía Adatel, especializada en instalación y mantenimiento de redes de telecomunicaciones y centralitas, por 1,4 millones de euros a la hasta ahora rival Maintenance & Development (MDtel).

Hasta ahí la operación es convencional. Jazztel suelta lastre para acelerar la mejora de resultados financieros, con la venta de una participada que pesa negativamente en las cuentas a cambio de una inyección de fondos.

Pero la realidad es más compleja. No sólo el precio de venta es casi 15 veces inferior al que pagó Jazztel cuando compró Adatel en 2001 por 20,4 millones, sino que los compradores son antiguos empleados de esta filial. Se marcharon en masa en 2003 y, de hecho, han sido condenados en primera instancia por competencia desleal.

Fue una de las luchas entre patronos y trabajadores más encarnizadas que se recuerdan en este campo, tanto por los acontecimientos como por las consecuencias. Y es que Jazztel acusó a su antigua plantilla de hundir Adatel, al marcharse de ella en bloque y robarle los principales clientes. Se los llevaron, siempre según la demandante, a una empresa de nueva constitución, MDtel, dedicada a lo mismo que Adatel.

La historia se remonta a 2003, cuando 140 trabajadores de la filial -más del 70% del total- dejaron sus puestos y acusaron a los dueños de Jazztel -Spectrum era el primer accionista en ese momento y Roberto de Diego, el máximo ejecutivo- de mala gestión.

Los trabajadores, sin embargo, no se fueron a otras empresas, sino que la mayoría de ellos fichó por una compañía de nueva creación dedicada exactamente al mismo negocio que Adatel. Jazztel no tardó en denunciarlos, alegando competencia desleal y robo de clientes, que provocaron una fuerte caída de los ingresos de la filial y su entrada en pérdidas, de las que aún no se ha recuperado.

En 2004 salió la sentencia. Un juzgado de primera instancia condenó a los trabajadores dimitidos por competencia desleal y robo de clientes, con infracción de las exigencias de buena fe. La sentencia obligaba a MDtel a indemnizar a Jazztel.

El auto fue recurrido y a fecha de hoy todavía está pendiente el veredicto. Jazztel ha rehusado hacer comentarios, pero el presidente de MDtel, Javier García, asegura que el pleito no ha sido un tema tratado en la negociación ni hay compromiso por ninguna de las partes de retirar la demanda o el recurso.

La operación es ventajosa para ambas partes, afirma García, quien niega que MDtel haya causado con su creación y existencia una reducción del valor de Adatel del que se beneficia ahora.