CincoSentidos

Cómo proteger el portátil de la empresa frente a posibles robos

La liturgia que rodea la presentación de resultados de una compañía cotizada se ha visto alterada este mes de agosto en las oficinas del operador de telecomunicaciones Belgacom. La empresa tenía previsto desvelar sus cuentas del primer semestre el pasado día 25 para que analistas e inversores tomaran buena nota de la evolución de sus negocios. Sin embargo, uno de sus directivos sufrió días antes el robo de su portátil con la información económica en el disco duro. Eso trastocó los planes. La operadora tuvo que adelantar la presentación al día 21 para que nadie pudiera beneficiarse -por ejemplo, comprando acciones- de una información confidencial. Y es que un PC extraviado es como un libro abierto en plena calle, lo puede leer casi cualquiera.

El de Belgacom no es un caso aislado. En junio salió a la luz la pérdida de un portátil, propiedad de la auditora Ernst & Young, en el que se encontraba buena parte de la base de clientes del portal Hotels.com. Uno de los auditores dejó la máquina en el coche y no la ha vuelto a ver desde entonces, junto a miles de datos -incluidos números de tarjetas de crédito- de 240.000 usuarios del portal de reserva de hoteles. Time Warner, Fidelity Investments o el propio gobierno estadounidense también tienen sus experiencias relacionadas con ordenadores en paradero desconocido.

Un informe de la consultora IDC revela que el 66% de las pymes de Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo han sufrido la desaparición de un portátil en el medio año precedente a la realización de la encuesta. 'Un portátil es robado cada 53 segundos en Estados Unidos, convirtiéndose en uno de los mayores riesgos del momento para los consumidores', argumenta John Livingston, presidente de la firma de seguridad informática Absolute Software. El FBI ha llamado la atención sobre el problema y calcula que las empresas estadounidenses pierden 8.000 millones al año por el robo de ordenadores.

Computrace o zTrace son programas que envían la posición del PC cada vez que se conecta a internet

Si los directivos se pararan a pensar que los secretos de sus compañías pasean por la calle sin protección, habría quien se planteara un plan urgente de seguridad de datos (sólo el 42% de las entidades graba su información de forma periódica, según el fabricante de antivirus Symantec) e incluso quien impediría la salida de cierta documentación de las cuatro paredes de la oficina. 'Para obtener la información del disco duro basta con sacarlo del portátil robado y conectarlo a otro equipo, cualquier persona con ciertas nociones informáticas puede hacerlo', explica un experto en seguridad consultado por este periódico.

Al alcance del usuario existen diversas fórmulas para plantar cara a los ladrones de datos. Cuando un portátil arranca pidiendo la huella dactilar de su propietario o una tarjeta de identificación (la tarjeta nunca debe viajar en el mismo maletín que el equipo) ya se está poniendo una barrera efectiva. Otro medio de prevención es cifrar el disco duro o las carpetas que se pretende preservar. Incluso es posible instalar mecanismos para borrar la información de forma remota.

Hay quien opta por un candado que ancla el PC a un punto fijo, como puede ser el sillón de un avión o la mesa de un restaurante. Belkin, Kesington y Conceptronic fabrican cables de seguridad que salen al mercado por un precio de 20 a 30 euros.

Si se prefiere existen pequeñas alarmas en forma de llavero de dos piezas: una parte queda prendida del maletín y la otra se va con las llaves. Cuando ambas se separan una determinada distancia se activa la señal. La marca de accesorios para portátiles Targus ofrece el modelo Defcon 1 Ultra, un candado de combinaciones que se coloca en el cable de seguridad y cuenta con 95 decibelios de alarma.

En todo caso se trata de elementos que no frenarán a los ladrones más avezados, a quienes se sorprende con algo más de sofisticación. El software de rastreo (Computrace, de Absolute Software, y zTrace, de zTrace Tecnologies, son dos referencias) envía una señal con la posición del PC cada vez que se conecta a internet. El usuario tiene garantía de que será localizado y puede optar por eliminar la información sensible mientras la policía recupera la máquina. Todo un seguro para la integridad de cualquier empresa.

La seguridad como reclamo

El sistema antirrobo de un portátil se está convirtiendo en una ventaja comercial tan importante como el procesador o el tamaño de la pantalla. En uno de los últimos lanzamientos de Toshiba, el del modelo Tecra A3X (en la imagen), la firma japonesa no destacó la capacidad de su disco duro ni su capacidad de conectarse a internet sin cables. La principal cualidad que promocionó fue la posibilidad de activar una clave para la BIOS (elemento que soporta la transferencia de información y realiza las funciones de arranque y configuración del ordenador) en caso de robo.

Toshiba ha acuñado un concepto tecnológico en torno a la seguridad llamado EasyGuard. Sus usuarios pueden configurar el equipo para que, si alguien intenta cambiar la contraseña de acceso al sistema operativo, el propio ordenador pida una clave de acceso a la BIOS. De no conocerla, el intruso jamás podrá acceder a la información.

Otro término relacionado con la seguridad de un portátil es Drivelock y HP es la firma que lo explota. Esta tecnología bloquea el acceso a los contenidos del disco duro incluso cuando éste es extraído del portátil para conectarlo a un segundo equipo.