Miquel Valls

'La industria alcanza el nivel de cartera de pedidos de hace cinco años'

Nacido en Barcelona en 1943, Valls es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona y máster en Gestión Gerencial por la Escuela de Alta Dirección y Administración (EADA). Desde 2002 está al frente de la institución barcelonesa.

Reelegido recientemente sin oposición en los complicados comicios camarales, Miquel Valls se encuentra cada vez más cómodo al frente de la institución. La Cámara se ha convertido en los últimos años en la voz de la conciencia del empresariado local, pero 'sin meterse en política', asegura Valls. Su nuevo mandato se caracterizará por la calidad y la innovación, 'dos caminos que deben seguir las pymes para prosperar' en el exterior.

Parece que la actividad empresarial repunta.

La verdad es que la industria está recuperando el nivel de la cartera de pedidos como no lo hacía en los últimos cinco años. Además, se está produciendo un proceso de diversificación de las exportaciones, que van creciendo en la buena dirección es decir, hacia Estados Unidos, Asia y América Latina. No tanto hacia Europa, que sigue siendo el destino más importante en el exterior.

Sin embargo, América Latina y Asia son mercados no tan estables como el europeo.

Sí, pero son tremendamente interesantes por sus crecimientos y por la fuerza de su economía, sobre todo China. Es muy importante que tengamos la capacidad de hacer llegar parte de nuestras exportaciones a este país o a India y Japón, que se está recuperando. China no es un mercado fácil, pero tiene una gran capacidad de demanda. También es buena noticia que la inversión productiva esté creciendo. La industria de automoción empieza a ir mejor, la de componentes se recupera, y el sector textil parece que repunta.

¿Qué quiere decir?, ¿que la competencia asiática remite?

No. Las importaciones siguen llegando pero la industria textil ha llegado al nivel deseado de sofisticación, de valor añadido. Ha evolucionado de la cantidad a la calidad. Ha habido reestructuraciones muy fuertes y dolorosas, que aún existirán, pero algunas empresas están tomando posiciones internacionales. Mi impresión es que se ha tocado fondo y que las empresas que han quedado son sólidas.

Igualmente doloroso es el proceso de deslocalizaciones. ¿Cree que también ha tocado fondo?

Lo que resulta remarcable es que tenemos una ventaja: que la economía va bien y la industria catalana tiene muchas salidas. Además, hemos sabido encauzar el Acuerdo Estratégico con la Generalitat, un instrumento para potenciar la productividad, que establece una serie de mesas sectoriales que se están implementando con sindicatos, empresarios y cámaras. Las infraestructuras tecnológicas van en la dirección correcta, y tenemos una red de multinacionales importante. Nuestra base industrial es sólida y competitiva, siempre al margen de los datos de crecimiento del sector de la construcción y el inmobiliario.

La Cámara ha sido muy activa en reivindicar más inversiones en infraestructuras. ¿Qué pasará con el nuevo estatuto?

Tenemos un estudio en el que adoptamos los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que establece que el PIB catalán representa el 18,8% del español. La inversión del Estado debería aumentar entre 3.600 y 3.800 millones dependiendo del Fondo de Compensación Interterritorial. Aunque se doblara este fondo esto supondría una variación de 150 millones para Cataluña.

¿Habrá suficientes proyectos de inversión en los próximos siete años?

Esperemos que la comisión mixta de infraestructuras Estado-Generalitat haga un inventario de las infraestructuras pendientes y que no se produzca una falta de inversiones.

La Cámara reconoce que las licitaciones se han reducido en los últimos meses. ¿Puede haber una intencionalidad para reducir posteriormente el nivel de inversiones?

Espero que no. Confío y entiendo que la Administración es suficientemente eficiente para la licitar obras.

'Se necesita mano de obra extranjera'

Valls apuesta por que 'las empresas formen los trabajadores en sus propias empresas en el extranjero para traerlos aquí'. Aunque, puntualiza, 'después hay que seguir dándoles formación'.

El presidente de la Cámara catalana resalta la necesidad de mano de obra procedente de la inmigración y asegura que Cataluña está rozando niveles de plena ocupación. 'Es cierto que se están produciendo cierres, pero también se está produciendo constantemente una renovación del tejido industrial catalán que permite que la gente encuentre un empleo rápidamente', apunta Valls.

Además, el dirigente empresarial hace hincapié en la necesidad del reciclaje constante y en unir esfuerzos para 'ser un país que tenga una formación profesional de primer nivel'.

Valls cree que las Cámaras pueden dirigir y asesorar a las empresas en los programas de formación profesional.