Renta variable

El Ibex sube el 2,4% en la semana y afianza los 12.000 puntos

Una ligera sensación de vértigo planeó el viernes por la Bolsa española. Después de conquistar máximo anual en la jornada del jueves, el Ibex optó por la prudencia y cerró la última sesión de la semana con un leve descenso del 0,17%. Aun así, el índice selectivo se mantiene aferrado a los 12.000 puntos y, sin revalidar máximos anuales, se consolidó en los 12.067,80. Así, los inversores cerraron la semana con el buen sabor de boca de haber recuperado los ansiados 12.000 puntos después de tres meses y con un saldo positivo del 2,4%.

El Ibex puso freno el viernes a cuatro sesiones consecutivas de ascensos, enfriado en buena parte por el tono vendedor de Wall Street al cierre de la sesión española. La Bolsa estadounidense también tomaba aire después de otras cuatro jornadas de ganancias.

El mercado conoció el indicador de confianza de agosto que elabora la Universidad de Michigan, que descendió a 78,7 puntos, más de lo previsto, y frente a los 84,7 de julio, con lo que queda en el nivel más bajo desde el mes de octubre, consecuencia en gran medida del miedo a ataques terroristas y al aumento del precio de la gasolina. El dato, que contribuye a afianzar la idea de que la Reserva Federal no tendrá necesidad de recurrir este año a nuevas alzas de tipos, quedó lejos de provocar el efecto positivo que tuvo la publicación del IPC estadounidense de julio. El contenido avance de la inflación subyacente dio el miércoles la clave para el nuevo máximo anual del Ibex 35.

La última jornada bursátil de la semana tuvo que afrontar también el alza del petróleo, después de cuatro días de descensos y a pesar de que justo el viernes el futuro del West Texas estadounidense retrocediera momentáneamente por debajo de los 69 dólares por primera vez desde el 21 de junio.

Altadis fue el mejor valor del Ibex, con un alza del 1,23% gracias a una sentencia de un tribunal estadounidense favorable a la industria tabaquera. BBVA, con un avance del 0,57%, actuó como verdadero sostén del Ibex, en contraste con los descensos del 0,25% de Santander y del 1,57% de Gamesa, el valor más castigado del selectivo.

Las noticias corporativas de EE UU, como la recompra de acciones de Microsoft, la caída de Dell por sus decepcionantes resultados o el recorte de la producción de Ford en el mercado estadounidense también se dejaron sentir. El Cac perdió el viernes el 0,18% y el Dax, otro 0,28%.

El bono de EE UU cede terreno

El mercado cada vez apuesta con más convicción por que la Reserva Federal no volverá a subir los tipos de interés este año. El efecto balsámico que esta creencia tiene sobre las Bolsas se extiende al mercado de deuda en forma de caída de los rendimientos de estos activos. Así, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años continúa en la senda descendente y retrocede ya a niveles de principios del mes de abril. En la sesión del viernes, este bono volvió a rendir, por tercera sesión consecutiva, por debajo del 4,9%. Su precio, que se mueve a la inversa de su rentabilidad, ha conseguido la tercera subida semanal en tres meses, apuntalada por los datos macroeconómicos más recientes llegados desde Estados Unidos: una inflación subyacente bajo control y una confianza del consumidor más débil de lo previsto, factores ambos idóneos para mantener alejadas las subidas de tipos de interés oficiales.

En el mercado de divisas, el dólar también acusó esta semana la idea de que Bernanke frenará el encarecimiento del precio del dinero y el euro se apreció sobre los 1,28 dólares. A favor de la divisa comunitaria también juega la perspectiva de una subida de tipos por parte del BCE, lo que ha motivado que el euro marcara el viernes un máximo histórico frente al yen en los 148,90 yenes.