Gran subida

El Ibex logra máximo del año y vuelve a niveles de marzo de 2000

El Ibex pudo conquistar el máximo anual ayer tras una sesión marcada por la indecisión. El índice subió el 0,35% en su cuarto día consecutivo de ganancias para situarse en el nivel más alto desde marzo de 2000, los 12.087 puntos.

El ímpetu comprador que domina en la Bolsa española desde el lunes pierde fuerza. Los inversores optaron por la prudencia ayer pero la Bolsa española logró concluir en positivo un día más, lo que deja la ganancia semanal en el 2,6%. El Ibex conquistó así el nivel más alto del año y se queda a tan sólo un 6% del máximo histórico que alcanzó en marzo de 2000.

El Ibex no lo tuvo fácil para rebasar los máximos. Las tímidas compras de la mañana se desvanecieron con el paso de las horas y no fue hasta última hora cuando afianzó la subida gracias al tirón de BBVA (+2,1%). Un comportamiento que dejó la revalorización anual del 12,6%, el mayor avance entre los grandes índices.

'El sentimiento de mercado ha cambiado. El apetito por el riesgo ha aumentado tras los últimos datos económicos y el mercado busca excusas para subir. Las noticias se interpretan por el lado positivo', comenta Joaquín Casasús, director general de Abante Gestión.

Los indicadores publicados recientemente en EE UU apuntan a una contención de la inflación y a un enfriamiento económico moderado. Una de las mejores combinaciones posibles para la Bolsa. 'Al mercado le preocupa más que tengan que subir los tipos de interés. Si viésemos datos de crecimiento muy fuertes las Bolsas lo interpretarían mal', añade Casasús.

Así, la caída del 0,1% del índice de indicadores adelantados en EE UU en julio -el consenso esperaba una subida del 0,1%- tampoco tuvo una lectura muy negativa en Wall Street. Y pese a un arranque de sesión algo titubeante, dados los fuertes repuntes de las sesiones anteriores, los índices se vieron apoyados por otras noticias como la caída del precio del petróleo a niveles de junio -el Brent cayó a la zona de 71,58 dólares- y los buenos resultados de Hewlett-Packard. Al cierre el Dow Jones subió el 0,07%, el Nasdaq se apuntó un 0,38% y el S&P 500 avanzó el 0,16%.

En Europa, el buen comportamiento del sector tecnológico, apoyado por las buenas cifras y previsiones de Hewlett-Packard, permitió que las ganancias leves dominaran en la región. El Dax subió el 0,35%; el Cac, un 0,15% y el Euro Stoxx ganó un 0,24%, mientras que el Footsie (+0,06%) concluyó en tablas.

Los datos de inflación en Europa también enviaron señales positivas. El IPC de julio en la zona euro cayó el 0,1% frente al avance del 0,1% esperado, lo que dejó el dato interanual en el 2,4%. 'Los indicadores vienen a decir que el BCE será más prudente a la hora de subir tipos con el objetivo de no afectar a Alemania', comenta Felipe Mesía, de Self Trade.

En este contexto, el euro aprovechó para anotarse el tercer avance consecutivo. Llegó a subir el 0,4% hasta 1,2887 dólares aunque a última hora borró la ganancia y perdía el 0,1%. En el año, con todo, aún avanza el 8,2%.

Las dudas a partir de ahora se centran en ver si los datos confirman realmente que la inflación en EE UU se modera. El principal riesgo para el mercado sería encontrarse en unos meses con unos datos negativos que requieran más subidas de tipos. Una situación que dejaría al mercado a contrapié y sería mal recibido, según los expertos.

A la espera de Telefónica, Santander y Repsol

La Bolsa española ha subido un 12,6% en lo que va de año gracias en buena parte al empujón de las empresas de mediana y pequeña capitalización. El protagonismo del sector inmobiliario y de la construcción, inmerso en numerosos movimientos empresariales, así como el buen comportamiento de las eléctricas, también a la espera de conocer el resultado de la opa sobre Endesa, han permitido al índice convertirse en el mejor de la región.

La cuestión es si aún tiene fuelle para conquistar los máximos históricos de marzo de 2000, un reto que implicaría subir un 6% más.

Los expertos comentan que para ello el mercado necesitará ver el despegue de los pesos pesados del índice. En concreto de Telefónica, Santander y Repsol, tres valores que por sí solos suponen un 38,2% del peso del índice, y cuyas subidas en el año distan mucho de la del Ibex.

'Creemos que deberían corregirse ciertas diferencias de cotización de las empresas de mayor tamaño cuyo comportamiento ha sido inferior al Ibex', comentan desde Caja Madrid. 'Telefónica sigue siendo la empresa de su sector con mayores crecimientos orgánicos y sólo ha subido el 4,41%'. Respecto a Santander aplauden 'la bondad de su estrategia de diversificación' y se extrañan de que no suba más del 8,7% en el año.

En cuanto a Repsol, que pierde el 9,32% en el año, esperan que las noticias que llegan de Bolivia mejoren, lo que les lleva a sobreponderar los tres valores.