Mercados

La Bolsa pierde el 1,3% en una semana plagada de incertidumbres

La semana que ahora termina ha estado plagada de acontecimientos que han afectado directamente a los mercados, y no todos han sido buenos. El Ibex 35 salda las últimas cinco sesiones con un descenso acumulado del 1,31%, la primera caída semanal en el último mes. Detrás del recorte figuran aspectos como la subida del precio del petróleo, el descenso de las compañías de telecomunicaciones en Europa y el afloramiento de la amenaza terrorista, esta vez en el Reino Unido.

La sesión del viernes se saldó con un descenso de la Bolsa española del 0,28%. El Ibex cerró a la altura de los 11.777,3 puntos, con Telefónica (-1,3%), Repsol (-0,77%) y Endesa (-0,38%) llevando el peso de las caídas.

Aunque la jornada había comenzado con tranquilidad, los mercados europeos se vieron arrastrados por la apertura a la baja de Wall Street. La publicación en Estados Unidos del dato de ventas minoristas, mejor de lo esperado, hizo aflorar el temor de los inversores a nuevas subidas de tipos por parte de la Reserva Federal, al entender que la economía estadounidense no se está frenando al ritmo que creía la Fed.

La autoridad monetaria estadounidense optó por mantener los tipos de interés en el 5,25% en la sesión del martes pasado, aunque dejó abierta la posibilidad de nuevas subidas si la inflación se desboca. El mercado ha interpretado este movimiento como el principio del fin del ciclo de subidas de tipos que comenzó en junio de 2004.

Aquella reunión de la Fed ha sido de las pocas noticias positivas de los últimos días, además de los buenos resultados de algunas compañías estadounidenses de peso.

Pero la semana comenzaba con sesgo negativo, el mismo con el que ha terminado. El lunes los mercados se sobresaltaban con un máximo del precio del petróleo después de que BP cerrara por problemas técnicos el mayor pozo petrolero de EE UU.

El jueves, las Bolsas recibían otro mazazo, esta vez desde dos frentes. El primero, la desarticulación de una red terrorista preparada para realizar una cadena de atentados en una decena de vuelos entre Reino Unido y EE UU. El segundo, la rebaja de estimaciones que realizó Deutsche Telekom para todo el año y que arrastró consigo al sector de telecomunicaciones.

Las Bolsas no han sufrido un desplome de los que entran en los libros de historia; han sabido apoyarse en los resultados empresariales para aguantar a duras penas. Pero ya hay voces que advierten de que el recorrido alcista de los mercados podría estar agotándose, y que éstas son las primeras señales.

Fuerte descenso de Telefónica

El sector europeo de telecomunicaciones ha sido castigado con especial intensidad esta semana, después de que Deutsche Telekom rebajara sus perspectivas para todo 2006 tras presentar resultados el jueves. El índice Stoxx de telecomunicaciones cierra la semana con un descenso del 4,2%, donde la teleco alemana encabeza las pérdidas con una caída del 11,51%.

Telefónica se ha visto envuelta en la espiral de ventas que ha afectado al sector y ha sufrido una caída del 3,29% desde el pasado viernes 4 de agosto.

JPMorgan publicó ayer un informe en el que rebaja sus previsiones para la teleco española en virtud del impacto que tendrá sobre la compañía el recorte de tarifas propuesto por la Comisión Nacional de las Telecomunicaciones (CMT).

Los analistas del banco de inversión destacan que el recorte propuesto, un 16% cada seis meses (anteriormente era cada 12 meses) es superior a lo que habían previsto. Los analistas han rebajado sus previsiones de beneficio de explotación (Oibda) un 0,7% y un 1,3% para 2007 y 2008, así como el beneficio por acción un 1,7% y un 2,7% respectivamente para cada uno de estos ejercicios. Sin embargo, la recomendación sigue siendo de sobreponderar, aunque el banco ha rebajado el objetivo de 16,4 a 16,1 euros, esto es, un 24,3% sobre el cierre del viernes, en 12,95 euros.