Carburantes

La gasolina bate récord en el puente con más consumo del año

El puente de agosto, una de las fechas en las que se registra mayor número de desplazamientos del año, vendrá marcado una vez más por nuevos máximos de las gasolinas. El litro de la sin plomo de 95 octanos cuesta de promedio 1,137 euros, nuevo récord, mientras el gasóleo continúa por encima del euro.

El repunte que volvió a registrar el precio del petróleo a partir de mediados de julio, unido al encarecimiento de los carburantes en los mercados internacionales ha vuelto a impulsar los precios de gasolina y gasóleo.

Después de que el Ministerio de Industria decidiera retirar de su página web la información relativa a los precios medios de los combustibles y la evolución de los mismos en cada comunidad autónoma, para poder conocer si se han encarecido o no en las últimas semanas se ha actuado en dos direcciones.

Los precios medios relativos a todo el país fueron facilitados a este periódico por la principal patronal del sector, la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP). Sus cifras coinciden básicamente con los cálculos efectuados por Cinco Días a partir de las cifras aún disponibles en la web del Ministerio de Industria. Las mínimas diferencias que puede haber en algunos datos absolutos se debe a que pueden no coincidir las fechas en las que se tomaron los precios de las casi 8.000 estaciones de servicio que existen en España.

Según los cifras de la AOP, el litro de gasolina sin plomo cuesta en la actualidad un promedio de 1,137 euros, lo que representa un aumento del 2,43% sobre su coste un mes antes.

En el caso del gasóleo la tendencia ha sido prácticamente idéntica, aunque con subidas más modestas. El litro de este combustible ha pasado de costar el pasado 10 de julio un promedio de 0,995 euros a 1,002, un 0,7% más, según los datos de la patronal petrolera. El récord histórico de este combustible está en 1,005 euros el litro.

A pesar de que los precios de los carburantes están muy influidos por el comportamiento que registra el petróleo en los mercados internacionales, no sólo es su cotización la que marca el precio final que deben pagar los consumidores al repostar sus vehículos.

Además de crudo, las operadoras pueden adquirir también el producto ya refinado, de hecho España es importadora neta de gasóleo. Por ello, en muchas ocasiones sorprende a la ciudadanía que el petróleo se mantenga estable durante semanas en un determinado nivel de precios y, sin embargo, las gasolinas inicien una nueva carrera alcista.

La explicación a esos fenómenos hay que buscarla entonces en las cotizaciones internacionales de gasolinas y gasóleos.

En el caso de la sin plomo, desde mediados de junio su valor en el mercado internacional, situado entonces en el entorno de los 0,416 euros por litro, comenzó a dispararse semana tras semana, llegando a alcanzar un máximo de 0,484 euros el 14 de julio. El último dato disponible, que data del 10 de agosto, fija la cotización en 0,423, apenas un 1,6% más que a principios de verano. Los problemas detectados en algunas refinerías, así como el inicio del conflicto entre Israel y Líbano intensificaron los encarecimientos en una época del año ya de por sí mala para los precios de los carburantes por tratarse de los meses de mayor consumo.

Esa tendencia se detuvo en los últimos días, ya que desde finales de julio la cotización internacional de la gasolina no ha dejado de bajar (ver gráficos adjuntos), por lo que lo razonable sería esperar que a corto plazo los precios en el surtidor también se moderaran.

En el gasóleo, por el contrario, la bajada no ha sido tan significativa si se toma como referencia el mismo periodo. A mediados de junio se pagaba en los mercados internacionales a un promedio de 0,427 euros por litro y el máximo, como la gasolina, lo marcó un mes después cuando alcanzó los 0,464. El pasado 10 de agosto cerró a 0,450 euros, un 5,3% más que a comienzos del verano.

Aunque parece que el gasóleo ha moderado tímidamente su revalorización, los expertos en este mercado advierten que no es probable que ese cambio de tendencia se prolongue mucho tiempo justo ahora que las petroleras inician las compras de combustible pensando ya en el inicio de la campaña de invierno. Es curioso comprobar cómo año tras año, y el fenómeno se repite desde finales de los 90, a partir de los meses de primavera y cada vez durante más semanas consecutivas, la cotización del gasóleo registra marcas más elevadas que la sin plomo cuando históricamente esto no ocurría nunca.

El espectacular aumento de la demanda de gasóleos como consecuencia de la buena coyuntura económica (por el consumo relacionado con la actividad) y la dieselización del parque automovilístico está consolidando una situación que hace unos años era puramente coyuntural. Hasta tal punto se ha encarecido este carburante, que en España lo único que impide que el gasóleo sea ya más caro en el surtidor que la gasolina son los impuestos, que son significativamente más bajos.

El Gobierno ultima abordar la armonización fiscal de los carburantes, tal y como obliga la Comisión Europea a todos los países de la Unión y aprovechar esa reforma para crear la figura del gasóleo profesional.

Ausencia de datos

¦bull; El Ministerio de Industria decidió el pasado mes de mayo dejar de publicar, después de seis años, los precios medios de los carburantes. Tres meses después, el Ministerio justifica esta medida en que 'los valores medios resultantes no eran fiables'.

La sin plomo 95 más cara, en Castellón

Los carburantes continúan sin freno. Según un análisis de Cinco Días con datos del Ministerio de Industria, la Eurosúper 95 ha alcanzado esta semana un récord, al situarse de media en 1,111 euros por litro, ligeramente superior a los 1,102 euros de hace un mes, coincidiendo con el inicio de una nueva operación salida. Por su parte, el gasóleo A permanece estable respecto a mediados de julio, incluso con una pequeña bajada. El coste medio se ha reducido en una centésima hasta 0,983 euros por litro. En este sentido, mientras que la gasolina sin plomo 95 sigue con su senda alcista, el gasóleo A experimenta una progresiva reducción, aunque muy tenue, frente al precio máximo alcanzado en mayo, cuando llegó a los 0,996 euros por litro. En total, el precio del litro de la Eurosúper 95 se sitúa por encima de los 1,140 euros por litro (0,30 euros más que la media) en 17 provincias. EnCastellón es donde este combustible está más caro, al costar 1,155 euros de media, seguido de Alicante, Tarragona, Lérida, Toledo y La Coruña. Dentro del territorio peninsular (excluyendo Canarias Ceuta y Melilla), Huesca y Soria son los territorios con la gasolina 95 sin plomo más barata, a 1,115 euros y 1,117 euros, cada uno. Los diésel encontrarán el combustible más elevado en Cataluña. A la cabeza está Barcelona, con 1,025 euros, seguido de Gerona, Cuenca y Tarragona. Huesca repite como provincia peninsular (sin Canarias, Ceuta y Melilla) más barata: gasóleo a 0,990 euros.