CincoSentidos

La Wikipedia, frente a sus límites

El congreso anual de la gran enciclopedia de internet aborda la sostenibilidad del proyecto y los métodos para garantizar calidad y libertad.

Todavía se levantan cejas escépticas cuando se cita a la Wikipedia, la enciclopedia más popular de internet, como fuente, -no en la revista Nature, por ejemplo, que la compara con la Enciclopedia Británica en cuanto a fiabilidad-. Su peculiaridad radica en que cualquiera puede colaborar en ella; no hacen falta credenciales de catedrático, lo importante es que lo escrito sea cierto y relevante.

De ahí el escepticismo, y los riesgos, como el vandalismo de quienes aprovechan para escribir barbaridades. Pero cuando los creadores toman medidas, restringiendo el acceso, se levantan los dedos acusadores de los adalides del anarquismo en la red. El equilibrio entre calidad y libertad es el principal reto de la Fundación Wikimedia (sic), que desde hoy y hasta el domingo celebra en la Universidad de Harvard, cerca de Boston (EE UU), su segundo congreso anual Wikimania 2006, con más de 400 participantes.

Ya son 4,6 millones de artículos en 200 idiomas distintos. 'Hasta cierto punto esperaba que llegara tan lejos', asegura, sin embargo, el creador del proyecto y presidente de la Fundación, Jimmy Wales (Alabama, EE UU, 1966), en conversación telefónica con Cinco Días. Quizás por eso estaba prevenido contra los inconvenientes de la fama. Hace unos meses Wales decidió que sólo los usuarios registrados con más de cuatro días de antigüedad, para evitar exaltaciones puntuales, pudieran modificar los artículos más polémicos de la Wikipedia, como los relativos a la actualidad: Oriente Próximo, por ejemplo. Eso provocó duras críticas, que avisaban del peligro de que la Wikipedia perdiera su carácter democrático. Según Wales, el sistema está funcionando 'razonablemente bien; y, en todo caso, la Wikipedia está abierta a discusión sobre los criterios que siguen para protegerla'.

Se financia por medio de donaciones, que cubren los 577.000 euros de su presupuesto

El crecimiento de algunas versiones de la Wikipedia es exponencial, en proporción al número de colaboradores, todos voluntarios, que se estructuran en diversos niveles de control de los contenidos; el máximo es el de los bibliotecarios (administrators, en inglés). Wales confía en que la comunidad se autorregule: 'Habrá más voluntarios y las cosas se complicarán, pero también habrá más administradores para controlarlos'. La popularidad de la Wikipedia es tal que en algunos institutos los profesores inducen a sus alumnos a colaborar. El profesor del Instituto de Empresa Enrique Dans lo considera una 'irresponsabilidad' porque puede 'colapsar el sistema'. Wales prefiere no opinar, aunque no necesariamente recomienda la participación de estudiantes. 'La mayoría de nuestros colaboradores tienen sobre unos 30 años y son licenciados universitarios', añade.

La Fundación Wikimedia, que se encarga también de otros proyectos colectivos de libre acceso, como un diccionario, tiene sólo cuatro empleados y se financia mediante donaciones; su presupuesto en 2005 fue de 577.000 euros, el 60% dedicados a hardware. Por el momento no se plantea la inclusión de publicidad, aunque 'siempre es una posibilidad', reconoce Wales.

Uno de sus principales ex colaboradores, Larry Sanger, que defiende como suya la idea original de la Wikipedia, ha anunciado la creación de una enciclopedia digital de pago. ¿Hay espacio para todas? Wales cree que sí: 'Cuando alguien busca algo en Google, termina mirando cuatro o cinco páginas, no sólo la Wikipedia'.

El congreso abordará todos estos asuntos, así como la iniciativa que Wales quiere llevar a cabo en el entorno Wiki (la tecnología que da nombre a la Wikipedia, y que permite una actualización rápida de los contenidos en internet) para promover el debate político en la red. En mayo la revista Time lo incluyó entre las 100 personas más influyentes de la Tierra. A las cejas escépticas las sustituye una mirada de asombro.

Más voluntarios que artículos en España

Pese a ser el segundo o tercer idioma del mundo en influencia, el español es sólo el décimo en número de entradas en la Wikipedia: 140.000, frente a 1,3 millones en inglés, 440.000 en alemán e incluso 250.000 en polaco. El diputado socialista Rafael Estrella atribuye esta situación al retraso tecnológico español. Para remediarla lanzó en su blog (estrella.lamatriz.org) la campaña WikiESx2 para multiplicar por dos el número de entradas en español.

'La idea está dando resultado', asegura, y el número de usuarios de la Wikipedia en español ha subido un 25% en dos meses, de modo que ahora mismo hay más contribuidores (187.000) que entradas.

Estrella considera que es mucho trabajo en poco tiempo para los 80 administradores de la enciclopedia en español: 'En la alemana hay 219 bibliotecarios para 225.000 colaboradores'.

El proceso no ha estado exento de polémica; dado que la mayoría de contribuidores pertenecen a un sector muy familiarizado con los ordenadores, abundaban las entradas relacionadas con ese mundo -como la dedicada al día del orgullo friki- o incluso dedicadas a populares autores de blogs, muchas de las cuales fueron borradas por los bibliotecarios (administradores).

Estrella lo tiene claro: el día del orgullo friki tiene cabida, igual que en inglés. Jimmy Wales, creador de la enciclopedia, no se moja, como es su costumbre. 'Es el clásico debate: qué artículos deben aparecer y cuáles no. En todas las Wikipedias hemos atravesado un periodo en el cual el área de las nuevas tecnologías estaba muy bien cubierta; hace falta tiempo para que también lo estén la literatura o la música...'