Energía

El Consejo de Ministros prevé aprobar mañana las directivas de gas y electricidad

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar en su reunión de mañana las dos directivas sobre la liberalización de los mercados de gas y electricidad, que España debía haber transpuesto el 30 de junio de 2004. El retraso motivó la apertura de un expediente por parte de Bruselas. Los textos legales han recorrido un largo trayecto desde que el Ministerio de Industria elaborara los dos proyectos de ley hace ahora un año, hasta su llegada a la mesa del Consejo de Ministros.

Dado que se trata de dos leyes, el ministerio remitió los textos al Consejo de Estado para su informe. Sin embargo, este organismo se los devolvió a Industria solicitándole un informe previo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). El regulador energético sólo dictamina sobre normas de rango inferior (decretos y reales decretos ley u órdenes ministeriales) pero también puede hacerlo en el caso de leyes si se lo solicita el Gobierno.

El primer proyecto de Industria se elaboró bajo la premisa de que la normativa española ya recogía la mayor parte de las exigencias de las directivas energéticas, algo que no admitió Bruselas.

En el caso de la electricidad, las directivas incluyen la obligación de una separación de la propiedad y la gestión de las redes de distribución eléctrica. Otro tanto ocurre en el caso del gas.

Una novedad que se ha planteado es el traspaso de la función de comercializador a tarifa que ahora tiene encomendada Enagás a Gas Natural. Esta cuestión ha sido criticada por otras compañías, como Cantábrico que también ha pedido que su filial Naturgás pueda comercializar a tarifa. También, según el texto del Gobierno, se obliga a Enagás a que separe sus funciones de gestor de la red y transportista, lo que le obligará a contar con una dirección específica para la operación del sistema (algo que sucede en REE). Según la idea original del Gobierno, el director que ocupará este cargo deberá ser nombrado por el Gobierno de entre tres candidatos propuestos por el consejo de Enagás.

Las directivas también se refieren a las funciones de la Comisión de la Energía que, en su día pidió mayores poderes, concretamente, en la elaboración de las tarifas energéticas.