Revista de Prensa

Doha ha muerto... Larga vida a Doha (o al comercio libre)

Los negociadores no han tardado en señalar culpables por el fracaso de las negociaciones de la ronda de Doha el lunes, y por una vez tienen todos razón. Será mucho más importante, sin embargo, que las principales potencias comerciales sigan trabajando por la liberalización (...) por otros medios (...).

Con Doha paralizada durante al menos unos meses, y quizás para siempre, los ministros responsables del comercio se centrarán ahora en acuerdos de libre comercio bilaterales y regionales (...). La representante de Comercio de EE UU, Susan Schwab, ha dicho que quiere actualizar los tratados bilaterales más antiguos para favorecer los grupos regionales (...).

Los acuerdos bilaterales son inferiores a los acuerdos multilaterales de muchos modos, entre ellos, el lío de legislación a la que se enfrenta la empresa que trata de hacer negocio con múltiples países. Armonizar las reglas de diferentes acuerdos bilaterales puede ser una manera de crear una coalición de los que quieren libre comercio (...). Llamémoslo Doha por la puerta trasera (...). La única manera de impedir que la suspensión de Doha sea una victoria de los proteccionistas es perseguir la liberalización del comercio con los medios diplomáticos que se pueda