Valores a examen

El ladrillo aún capea la desaceleración

La diversificación y la actividad de fusiones y adquisiciones compensan la menor pujanza del mercado de la vivienda

Los incipientes síntomas de desaceleración del mercado inmobiliario no afectan, por el momento, a la cotización de las principales compañías del sector. Aun al contrario, se suceden las salidas a Bolsa de empresas inmobiliarias, al tiempo que proliferan las operaciones empresariales como la opa de Inmocaral sobre Colonial. Entre unas cosas y otras, el sector se mantiene en la cresta de la ola y en Bolsa marcha mejor que la media del mercado.

Los analistas coinciden en que el sector inmobiliario aún goza de buena salud, y va a seguir beneficiándose de la inercia propia de los últimos años de bonanza, a pesar de que los últimos datos del ministerio de la Vivienda indican la desaceleración de los precios, con crecimientos del 10,6% en el último trimestre. 'Podría comenzar a flojear a partir de 2009. Hay mucha inercia y las promociones disfrutan de ciclos de entre tres y cuatro años', señala Alberto Alonso, gestor de renta variable de Inversis, para el que Fadesa es su valor predilecto del sector, en línea con la opinión del conjunto del mercado. 'Fadesa cotiza con un descuento de entre el 25% y el 30%, nos gusta su internacionalización', añade Alonso. 'Vende muy barato, es muy eficiente y cuenta con diversificación', añade Tomás Pinto, de Kepler Equities.

La inmobiliaria gallega, con todo, es la peor del sector este año, precisamente por la ligera desaceleración del mercado, y el viernes perdió el 6,6% tras presentar resultados. Cae el 10,56% en 2006, pero los analistas quitan hierro a la cuestión. 'Es más vulnerable que las demás, pero su estrategia de diversificación es acertada', añade Germán García, analista de Ahorro Corporación. García puntualiza, además, que hay que tener en cuenta el distinto perfil de negocio de las compañías inmobiliarias. 'El mercado de rentas está siendo un buen negocio, con alzas del 5% interanuales en Madrid y Barcelona'. María Martínez, analista de Espírito Santo, coincide en señalar que 'los alquileres de oficinas repuntan, hay una fuerte demanda de activos'. Para esta analista, la desaceleración del mercado inmobiliario de la promoción para vivienda es todavía suave, aunque reconoce que hay 'signos de moderación en los precios y de saturación en Madrid, Barcelona y algunas zonas de la costa'.

Así, Urbis, Colonial, Metrovacesa y Sacyr Vallehermoso ofrecen este año rendimientos muy por encima del Ibex, y que oscilan entre el 30% y el 40%. Valores de pequeña capitalización, los llamados chicharros, como Inmocaral o Urbas más que han duplicado precio, y entre las empresas recién salidas a Bolsa hay de todo.

La recuperación del mercado de oficinas es una alternativa, pero la diversificación no se limita al negocio. Compañías como Fadesa, mayoritaria en el mercado de promoción, compensan con la expansión internacional, una vía que también está siendo explorada con intensidad por Metrovacesa, que el año pasado adquirió Gecina, primera inmobiliaria francesa, y apuesta por nuevas adquisiciones.

La actividad corporativa también ayuda a aliviar las dudas sobre el precio de la vivienda. Metrovacesa está en medio del fuego cruzado de dos ofertas, la de la familia Sanahuja por el 20% del capital, y la del presidente de la compañía, Joaquín Rivero, por el 26% y a un precio superior, de 80 euros por acción. El mercado está pendiente, ahora de la respuesta de los Sanahúja, que deben mejorar la oferta pero no quieren lanzar una opa por el 100%. Ahorro Corporación señala que Inmocaral o Urbis podrían verse beneficiadas si los Sanahúja venden su parte de Metrovacesa.'Urbis está bajo la permanente especulación de recibir una opa', reconoce Tomás Pinto, de Kepler.

Colonial también se encuentra en el ojo del huracán, tras la opa presentada por Inmocaral por el 80% del capital y que cuenta con el beneplácito de La Caixa, su principal accionista de Colonial con el 39,37%. Desde que se conoció la operación, el valor se ha mantenido plano ligeramente por encima de los 62 euros por acción, cerca de los 63 que ofrece Inmocaral. Más movimiento hay en esta última empresa, que entre la opa, la ampliación de capital que se cerró el viernes y el conflicto con el BBVA sobre la opción del banco de comprar el 5,5% de la inmobiliaria se ha movido a la baja con fuerza en las últimas sesiones. Con todo, en el año sube el 150%.

Disparidad en las OPV del sector en 2006

La superpoblación de inmobiliarias en la Bolsa española se ha agudizado este año con el estreno de cuatro compañías en el mercado, lo que eleva a 13 el número de empresas inmobiliarias que cotizan en el mercado español. Metrovacesa, Colonial, Sacyr Vallehermoso (esta en parte constructora, Urbis, Inmocaral, Inbesós, Montebalito, Urbas y Sotogrande (aunque esta con muy poca liquidez) ya cotizaban en el mercado. Ahora se han sumado otras cuatro: Astroc, Parquesol, Renta Corporación y, esta semana, Riofisa.

El mejor estreno del año ha sido el de Riofisa. La empresa redujo el precio de colocación a 18 euros, el más bajo de la banda orientativa y no vinculante que llegaba hasta los 21, y esta decisión permitió un buen estreno en Bolsa. Un 8,39% avanzó la empresa, especializada en la promoción de centros comerciales y de ocio, en su primer día en el mercado. La estrella, con todo, es Astroc. El debut de la promotora valenciana fue menos espectacular, pero la trayectoria posterior ha sido imparable. La compañía ha duplicado precio, aunque con una liquidez mejorable. La mayor parte del capital se ha quedado en unas pocas manos.

La cruz son Parquesol y Renta Corporación. La primera, también promotora, fijó el precio de la OPV en la parte media de la banda orientativa, pero cayó casi un 10% en los dos primeros días de negociación. Luego no ha recuperado posiciones. Actualmente pierde un 14% sobre el nivel de la OPV. Renta Corporación, que compra y rehabilita edificios urbanos, empezó mejor, pero perdió pie poco después de su estreno y ahora retrocede el 17,5% sobre los 29 euros a los que fue colocada la empresa.