El negocio del deporte

Los expertos ven un paso en dirección a EE UU

Todos los expertos consultados interpretan esta medida como un primer paso en dirección al modelo estadounidense de la industria del deporte. 'No tiene sentido montar todo este tinglado si nos vamos a quedar en casa', asegura Manuel J. Martín Domínguez, director del área de derecho del deporte de Gómez-Acebo & Pombo.

'Sin duda', coincide José Ignacio Jiménez Blanco, socio director del área fiscal de Clifford Chance en España. 'Es una copia de la NBA. Lo que pasa es que allí tiene más sentido al ser una liga cerrada de la cual no te pueden echar aunque seas el peor'. Jiménez Blanco admite que éste puede ser 'un paso' en esa dirección, si bien asegura 'que aún faltan otros muchos para que se puedan dar ligas cerradas' en España o Europa. 'æpermil;ste es un primer guiño hacia la evolución de una liga que genera riqueza, la Liga de los grandes, alejados de los pequeños equipos', concluye Martín Domínguez.

Existe una corriente de opinión de expertos en la gestión de entidades deportivas que apoya la conversión de la estructura del deporte profesional como vía para poner fin a su carácter 'estructuralmente deficitario' , como lo califica el abogado José Antonio Landaberea, experto en gestión de entidades deportivas.

La creación de una gran Liga europea donde jueguen los grandes equipos, la aspiración del G14 (que engloba a los principales clubes del continente), cuenta con la oposición tanto de los aficionados de los equipos pequeños, que perderían la ocasión de ver a los grandes jugadores, como la de la RFEF, según apunta Jiménez Blanco, y de la UEFA, ya que ambas perderían cuota de poder.

Atentos a

El G14, el club de los equipos poderosos, ha amenazado a la UEFA en repetidas ocasiones con crear una liga paralela, aunque nunca la han cumplido.

Los clubes españoles soportaban hace dos años una deuda de 1.200 millones.