EDITORIAL

Proteger al consumidor

El Consejo de Ministros dio el pasado viernes el visto bueno a un proyecto de ley que refuerza la protección del consumidor en los servicios financieros que las entidades ofrecen a distancia, es decir, vía telefónica o internet. La principal novedad que aportará la norma, una vez superado el trámite parlamentario, es que el consumidor tendrá dos semanas para dar por finalizado el contrato suscrito, sin necesidad de dar explicación alguna. Esta regulación tendrá dos excepciones: los contratos de seguros, en cuyo caso el plazo se amplía a 30 días naturales, y las operaciones con divisas extranjeras o compraventa de valores, para las que no existe el denominado derecho de desistimiento. La futura legislación nace con el loable objetivo de cubrir el vacío legal que se ha generado con la espectacular eclosión de la sociedad de la información y su inmediata aplicación al mundo de las finanzas.