Laboral

La dirección de Braun abandona la mesa de negociación

La dirección de la compañía Braun ha abandonado esta tarde la mesa en la que se negociaban las condiciones del cierre de la planta que la multinacional tiene en Esplugues de Llobregat y que supondrá el despido de los 761 trabajadores que forman la plantilla. Según ha explicado el secretario del comité de empresa, Andrés Rodríguez, "hemos hecho un receso para continuar negociando y los representantes de la empresa han optado por abandonar la mesa de negociación".

"La administración ha instado a los representantes de la empresa a volver mañana para continuar la negociación", ha explicado Rodríguez. El dirigente sindical ha señalado que "esta tarde hemos comentado a los representantes de la empresa la opinión de los trabajadores, que hemos recogido esta mañana en asamblea", que creen que el cierre de Braun "no puede resultar tan barato" como pretende la compañía.

La última oferta de Braun consiste en prejubilar a los trabajadores de 50 años y en ofrecer indemnizaciones de 45 días por año trabajado con un máximo de 44 mensualidades para los despedidos. El comité de empresa ha convocado una jornada de huelga de 24 horas para mañana, día en que finaliza el plazo para la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Más de seis meses de conflicto

A finales del año pasado, tras la redacción de un estudio, la multinacional comunicó a sus trabajadores la determinación de mantener operativa la planta. A pesar de este anuncio de mantenimiento de la planta, los sindicatos UGT, CCOO y UGT, con representación en Esplugues, organizaron un gabinete de crisis tras conocerse que la multinacional tenía la intención de reducir los costes para ganar competitividad.

A finales del pasado mes de marzo, el vicepresidente de Manufactura de Braun, Christian Leonhard, visitó Barcelona pero no desveló sus planes de futuro sobre la fábrica barcelonesa. Los trabajadores habían llevado a cabo paros de varias horas por turno a finales de abril, con manifestaciones en las que se reclamaba al gobierno catalán que se implicara en la negociación. Después de numerosas movilizaciones, la dirección de la compañía comunicó formalmente la decisión de cerrar la factoría el pasado mes de mayo, aunque por aquel entonces afirmaron mantener la intención de negociar con los sindicatos para llegar a acuerdos favorables a los trabajadores.

Braun es propiedad de la multinacional estadounidense Gillette que, a su vez, forma parte de la también estadounidense Procter & Gamble. En su fábrica de Esplugues, la única que posee en España, produce del orden de nueve millones de unidades de planchas de vapor y batidoras para todo el mundo.