Valores a examen

El Sepla y el petróleo, plomo en la cotización de Iberia

Pierde un 4,5% en una semana de huelga de pilotos y tras el encarecimiento del precio del crudo. Combustible y personal suponen dos tercios de los costes de la empresa

Dos factores de riesgo acechan continuamente a la acción de Iberia: subidas en el precio del petróleo y el reiterado enfrentamiento por motivos salariales entre dirección y pilotos. Ambos han confluido en las últimas jornadas y el resultado es negativo para el accionista, que ve la cotización en niveles de octubre de 2004.

Iberia cerró el viernes a 1,92 euros, perdiendo un 4,48% a lo largo de la semana. Pero nueve céntimos no es lo único que se ha dejado. Bancos de Inversión como HSBC y BNP Paribas han rebajado sus recomendaciones.

Los analistas consultados aseguran que deben confluir dos circunstancias para que la aerolínea salga del bache en que cayó el 1 de marzo, cuando cotizaba a 2,46 euros: ha de bajar el crudo e Iberia debe firmar un convenio colectivo -las negociaciones se abrirán próximamente- en el que se incluya una congelación de sueldos.

HSBC y BNP rebajan sus recomendaciones sobre Iberia y fijan el precio objetivo en dos euros

De momento, los tres días de huelga de sus pilotos, entre lunes y miércoles, han costado alrededor de 15 millones a una empresa que se ha visto obligada a suspender más de 700 vuelos. En cuanto al crudo, las últimas subidas responden a la situación bélica que se vive en Oriente Próximo, sumada a las tensiones en Nigeria, Irán y Corea del Norte.

'Un tercio de los gastos de Iberia depende del combustible y otro tercio se debe a personal, por lo que es una empresa muy sensible a cualquier acontecimiento que afecte a estas dos áreas', afirma Alberto Alonso, analista de Inversis Banco. Bajo su punto de vista, la aerolínea deberá volver a demostrar que está bien gestionada en un contexto de fuerte tensión: 'Supongo que subirá el precio de los billetes', dice Alonso, quien cree que un aumento moderado de las tarifas sería bien visto por el parqué.

No así un incremento severo, que sería percibido como un síntoma de pérdida de pujanza frente a las aerolíneas de bajo coste. 'A principios de año estimábamos un recorrido para Iberia hasta los 2,50 euros, pero ahora pienso que cerrará 2006 en 2,15 euros', opina el experto de Inversis.

El conflicto con los pilotos se zanjó el miércoles con el compromiso de Iberia de que no habrá despidos por la puesta en marcha en octubre de la filial de bajo coste Catair (controla el 20% del capital). El pacto afecta tanto a los empleados de aire como a los de tierra y expira el 31 de diciembre de 2010. Alonso, desde Inversis, expone que esta salida a la huelga pone en entredicho el plan director 2006-2008, por el que la compañía buscaba ahorros para competir de tú a tú con las low cost.

'Iberia es la única aerolínea que cubrimos que sufrió una caída en los ingresos por pasajero y retrocede respecto a las previsiones de ganancias en 2005', critica el equipo de análisis de HSBC, que ha rebajado su estimación para la compañía española y fija el precio objetivo en 2,04 euros. Su consejo al inversor, baja de 'sobreponderar' a 'neutral'.

Iberia se ha dejado en lo que va de año un 16,16% de su valor. De hecho es la sexta que peor evoluciona en 2006 del paquete de 30 cotizadas que configuran el índice Bloomberg de aerolíneas. Ante los últimos acontecimientos BNP Paribas recomienda 'infraponderar' el peso de las acciones del sector.

Su impresión para Iberia es que experimentará un crecimiento plano, con un precio objetivo de 2 euros. Esta entidad otorga una revalorización del 37% para Air France, del 10% para Ryanair y del 5% para Easy Jet. British Airways, con una previsión de descalabro del 33%, es la que peor parada sale en el informe publicado ayer por BNP.

Entre quienes ven el vaso medio lleno está Nicolás López, director de análisis de M&G Valores: 'Iberia está barata si se compara con competidores como British Airways. Nos encontramos en un ciclo bajo para las aerolíneas y no es mala práctica comprar ahora para vender en un ciclo alto. Creo que el petróleo tenderá a estabilizarse bastante por debajo del precio actual y eso beneficiará a Iberia'. Tras este comentario López matiza que la compañía española no es una de las inversiones más claras a la vista, 'pero una posible operación de concentración con Iberia como protagonista, con la que se especula reiteradamente, daría atractivo a su papel'.

A la incógnita de dónde estará el petróleo a largo plazo, Ibersecurities tiene una respuesta optimista. Su cálculo es que bajará hasta los 50 dólares. 'La empresa tiene posibilidades de mitigar en buena medida el impacto del precio del crudo, trasladando el coste adicional al cliente. Pensamos que escenarios de precio elevados del combustible deberían ir acompañados de crecimientos económicos a nivel global', observan desde la sociedad de valores del Sabadell, donde el consejo al inversor es 'comprar'.

Una buena noticia para quien ve a Iberia como una oportunidad de compra es que presenta un PER (veces que el beneficio se encuentra reflejado en el precio de la acción) de 5,21 veces, el más atractivo del sector. La previsión es que suba a 22,3 veces en 2007, situándose muy por encima del PER estimado para de British Airways (9,50 veces) o para Air France (10,11 veces).

Atención a la negociación del convenio

Iberia se ha comprometido con el Sepla a iniciar en breve la negociación del convenio colectivo. 'Un buen acuerdo para la compañía pasaría por conseguir la congelación salarial y una remuneración relativa a los resultados de la empresa', analizan desde Ibersecurities.

En el caso de que Iberia tenga que pagar el incremento salarial equivalente al IPC de 2005-2006, las cuentas de la compañía, según Ibersecurities, se verían afectadas. El margen Ebitda previsto para el periodo 2006-2008 pasaría del 7,2% al 6,5%. Eso hace que Ibersecurities fije el precio objetivo para la acción en dos euros.

La cotización del petróleo incide directamente en la acción y en las tarifas aplicadas al viajero. El billete medio de Iberia fue de 130 euros en 2005. Según Ibersecurities, un barril en 50 dólares haría innecesaria una subida en el plazo 2006-2008. El nivel de los 60 euros supondría encarecer un 5,4% el billete para compensar el alza del combustible. De mantenerse los 70-75 euros actuales, el encarecimiento que pagaría el cliente sería del 10,8%. Y de sobrepasarse los 80 dólares por barril, viajar con Iberia sería un 16,3% más caro que en la actualidad.

Air France, con un potencial de revalorización del 37%, es la aerolínea europea mejor vista por BNP Paribas. Para Iberia prevé un crecimiento prácticamente plano.