CincoSentidos

Un millón de músicos apuesta por el 'copyleft'

Para la Asociación de Música por Internet (AMI) el canon perjudica especialmente a los consumidores de música por la red, porque se ven sometidos a una múltiple imposición por el mismo hecho. 'Las plataformas legales cobran un precio extra en las descargas que son aptas para ser grabadas en el disco duro y exportadas a otros soportes, pagando por este mismo hecho al comprar cualquier producto de grabación', explica el presidente de AMI, Santiago Ureta.

Según este experto, la LPI plantea situaciones que escapan al sentido común: 'Si en casa queremos hacer una copia privada, ejerciendo el derecho que nos reconoce la nueva ley, y nos encontramos con que el CD o el DVD están protegidos contra la copia, surge un problema, franqueable si disponemos de un software capaz de desproteger el sistema anticopia, aunque si lo usamos nos convertimos en delincuentes y podemos acabar encarcelados conforme al artículo 270 del Código Penal, que establece como delito el hecho de disponer de un software capaz de eliminar los sistemas de protección'.

Ureta opina que el canon hará que muchos usuarios se dirijan a las plataformas P2P, aunque, dice, la alternativa que más está creciendo es la descarga de música desde web como Youtube o Myspace. Actualmente, hay más de un millón de músicos independientes distribuyendo su música por internet bajo licencias copyleft, sin asociarse a entidades de gestión, según AMI. Un caso muy conocido es el de María Schneider, que ha sido galardonada con un Grammy por su álbum Concert in the Garden sin haber vendido una sola copia en una tienda; la artista recuperó el dinero que le costó producir el disco (87.000 dólares). Otro ejemplo de éxito es el del grupo británico de rock Arctic Monkeys que, pese a ofrecer gratis sus temas en la red, ha vendido en una sola semana una cifra récord de 363.735 CD de Whaterver people say I am, That's what I'm not.

'Los músicos obtienen sus mayores beneficios con la venta de entradas de conciertos y la descarga gratuita de canciones propiciará su popularidad', cuenta Ureta, que hace una reflexión en alto: 'Las sensaciones de un concierto jamás se podrán piratear'.