Laboral

La Seguridad Social gana 700.000 afiliados en el último año

La creación de empleo se mantuvo con vigor en el primer semestre. La Seguridad Social ha ganado 700.463 cotizantes en los últimos doce meses y el Gobierno espera que en julio se superen los 19 millones de afiliados. Al tiempo, en junio se registraron 15.106 parados menos que hace un año, con lo que la cifra total de desempleados bajó de dos millones por primera vez desde julio de 2005.

El número de afiliados a la Seguridad Social a 30 de junio pasado ascendía a 18.642.858 trabajadores. Esta cifra supone que ahora hay 700.463 cotizantes más que hace un año y que el ritmo de creación de empleo se mantiene fuerte en el 3,9%. En lo que va de año, el sistema ha ganado 488.524 afiliados medios, un 2,67% más que en el mismo periodo del año anterior.

Si bien, el efecto de la regularización de inmigrantes, que afloró medio millón de empleos registrados en la Seguridad Social, empieza a neutralizarse y esto se traslada en un ritmo más moderado de creación de empleo que en los próximos meses volverá al entorno del 3%, que era lo que crecía la ocupación antes del proceso de normalización.

Así, según aseguró ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, un tercio del empleo que se cree a partir de ahora será ocupado por extranjeros y los dos tercios restantes, por españoles, frente a lo que ocurría durante los meses de la regularización, cuando uno de cada dos nuevos empleos lo ocupaban inmigrantes.

Jesús Caldera no detecta ningún síntoma de desaceleración en la creación de empleo

Trabajo espera que durante el mes de julio el sistema supere los 19 millones de cotizantes

De hecho, las cifras del mes de junio podrían estar reflejando este efecto, entre otras cosas, ya que el sistema sólo ganó 2.527 ocupados. Esta cifra es extremadamente baja pero es efecto de una caída de cotizantes el último día del mes de 197.067 personas, que fue compensada el 3 de julio (lunes) con el alta de 244.723 nuevos trabajadores. Este efecto es, en parte, consecuencia de la práctica empresarial fraudulenta de suspender el contrato de los trabajadores durante las vacaciones para ahorrarse, al menos, las cotizaciones.

Ante esta circunstancia, el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, que presentó ayer excepcionalmente estas cifras, resaltó que el dato que mejor refleja la realidad de junio es el crecimiento medio de la afiliación, que arroja un crecimiento de 113.250 cotizantes en junio.

De los empleos creados en los últimos doce meses, 378.212 fueron ocupados por mujeres y los 322.251 restantes, por hombres. Además, todos los sectores, salvo la industria (que destruyó casi 10.000 empleos en el último año) y el empleo domestico, generaron nuevos empleos, con la construcción y las empresas de servicios y de actividad inmobiliaria, que crecieron un 8,7% cada una en el último año. Así, Caldera indicó que no detecta ningún síntoma de desaceleración en la creación de empleo.

Las cifras del registro de desempleados también reflejan la buena marcha de la actividad. En junio, se registró una reducción del desempleo de 44.774 personas, con lo que el número total de parados se situó en 1.959.754 personas. Así, descendió de la barrera psicológica de los dos millones, algo que no ocurría desde julio de 2003.

Se trata del quinto mes consecutivo de descenso del desempleo y el tercer mes de caídas interanuales. Así, a finales del mes pasado había registrados 15.106 parados menos que hace un año. Este descenso del paro tiene una excepción: Andalucía. En esta comunidad el desempleo ha aumentado un 6,5% y mucho más en provincias como Almería (18%) o Málaga (13%). Los responsables de Trabajo quitaron importancia a este hecho y lo achacaron al fin de la temporada agraria.

Pero el Gobierno cree que entre los casi dos millones de parados hay un importante número de personas que no debería figurar en el registro. Se trata, por ejemplo, de prejubilados que no quieren volver a trabajar pero cobran la prestación o el subsidio al que tienen derecho. Por ello, el Ministerio de Trabajo esta diseñando con las comunidades autónomas un 'indicador de disponibilidad', que refleje de verdad cuántos parados están dispuestos a aceptar un trabajo.

Las conversiones a fijos se disparan un 40% el primer día del plan de choque de la reforma

Los responsables del Ministerio de Trabajo aseguraban ayer que aún es pronto para valorar los primeros efectos de la reforma laboral. Sin embargo, basta un dato para justificar las expectativas de éxito del Gobierno: en el primer día de aplicación de las ayudas a la conversión de contratos temporales en fijos, que fue el pasado 3 de julio, dichas conversiones a contratos indefinidos se dispararon un 40% en una sola jornada.

No obstante, 'hay que esperar', aseguraban ayer el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, quien, sin embargo, confía en ver pronto los resultados de la reforma. Previamente a la entrada en vigor de la nueva ley, los datos facilitados ayer por Trabajo indican que en lo que va de año, se han registrado 165.623 contratos indefinidos más, lo que supone un incremento del 20%.

Los efectos de los límites al encadenamiento de contratos temporales tardarán algo más en hacerse notar. El Gobierno ya está contactando con numerosas empresas para 'informarles' sobre sus nuevas obligaciones en esta materia: hacer fijos a los trabajadores temporales que tengan dos o más contratos eventuales durante 24 meses en un periodo de dos años y medio. De momento, la Seguridad Social ha detectado que 10.622 trabajadores que fueron dados de baja el 30 de junio volvieron a ser dados de alta el 3 de julio en su misma empresa y en el mismo puesto de trabajo.