Motor

Volkswagen sube la presión sobre la planta navarra

El grupo aplica la reducción de la capacidad horas después de presentar su última oferta al comité

Las alarmas vuelven a saltar en la planta navarra de Landaben, justo cuando la situación parecía normalizarse. Volkswagen confirmó ayer a Cinco Días que parte de la producción del Polo -200 unidades de un total de 1.100- se construirán en la planta de Bruselas 'después del verano, para lo cual ya se han aprobado las inversiones necesarias', según un portavoz de la compañía en Wolfsburg.

La razón, que los continuos paros en la factoría de Navarra han hecho 'que muchos clientes hayan sufrido retrasos a la hora de recibir sus automóviles', en un momento en que 'la demanda del Polo es muy alta'. La noticia la filtró a finales de la semana pasada el semanario Der Spiegel, y coincide con el cumplimiento del segundo de los ultimatos de la compañía, que exigía una solución al conflicto antes del 30 de junio, como adelantó este periódico.

Por ello, la noticia de que Volkswagen va a trasladar parte de la producción no supone una sorpresa, toda vez que el consorcio germano ya había anunciado además esta decisión el pasado 7 de abril, fecha en que se cumplió el primero de los dos ultimatos impuestos.

La dirección, así, ha mostrado una inflexible puntualidad germana a la hora de cumplir sus advertencias, ya que este segundo plazo coincide con una mejoría en el clima de la planta. La semana pasada, finalmente, los dos principales sindicatos representados (UGT y CC OO) lograron acercar posturas acerca del nuevo convenio colectivo. Un acuerdo que, de hecho, motivó que la empresa accediese a poner sobre la mesa otra propuesta de convenio, en vez de la prórroga del actual.

Mejora salarial

Entre las propuestas estaba la de implementar un incremento salarial del 4% a las tablas entre el 1 de abril de 2006 y el 1 de abril de 2007. La dirección ha retirado también la obligatoriedad de trabajar los sábados entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre.

Este desencuentro entre los dos principales sindicatos ha sido una de las causas por las que la negociación del nuevo marco laboral para la planta se haya demorado durante más de 19 meses. De hecho, fuentes sindicales enmarcaron ayer la decisión de la cúpula de VW como una medida más de presión para empujar a los trabajadores a aceptar la última oferta del convenio y dotar así de más estabilidad a la fábrica.

El portavoz sindical recordó de hecho la situación parecida que se vivió en Seat -otra filial de VW- en 2003. Entonces, y durante dos años, la dirección del mayor fabricante de coches del continente decidió trasladar parte de la producción a la factoría de Bratislava a raíz de las dificultades de que la plantilla de la marca aprobase el convenio.

En todo caso, y con la pérdida de parte de la producción de fondo, las secciones sindicales de Volkswagen Navarra se reunieron ayer para analizar la situación por la que atraviesa la negociación del convenio colectivo de la planta pero no adoptaron ninguna medida al respecto.

Ninguna de las centrales ofreció modificaciones en sus posturas a sólo dos días del cierre de la fábrica por las fiestas de San Fermín. CC OO baraja plantear la convocatoria de un referéndum, que apoyaría UGT, según anunció la semana pasada. Para hoy, hay prevista en principio una asamblea de los 4.260 trabajadores.

Sanz cree que la compañía se quedará en Landaben

El presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, calificó ayer de 'muy negativa' la decisión de Volkswagen de trasladar 200 coches diarios a Bruselas de la producción de Landaben, a pesar de lo cual su opinión es que la empresa 'seguirá en Navarra'. Sanz señaló que esta medida debe ser valorada por sindicatos y trabajadores, aunque confió en la permanencia de la factoría por el 'buen hacer' que espera de la plantilla y los 'esfuerzos' que prevé por parte de la dirección. Sanz espera que se logre un acuerdo en torno al convenio entre empresa y sindicatos lo antes posible. La planta aporta el 10% del PIB navarro y acumula el 30% de las exportaciones de la comunidad, según la Cámara Navarra de Comercio e Industria.