Materias primas

El crudo, a punto de superar un nuevo récord: los 74 dólares por barril

La causa, como de costumbre, ni es única ni está demasiado clara, pero lo cierto es que el petróleo crudo está a punto de llegar a los 74 dólares el barril y de superar así el récord que alcanzó el pasado 3 de mayo, cuando la referencia utilizada en Europa, el futuro de barril Brent a tres meses, se cotizó a 73,99 dólares.

A media jornada lo hacía a 73,80 dólares, mientras que las demás referencias seguían el mismo camino, y si el futuro del barril West Texas Intermediate superaba los 73,90 dólares, en el mercado de materias primas de Nueva York (NYMEX), a medio gas por el 4 de julio, se negociaba a 73,85.

Finalmente, el barril del crudo Brent, de referencia en Europa, cerró hoy a la baja en el mercado de futuros de Londres. El barril de este tipo de crudo para entrega en agosto cotizó a 73,39 dólares en el Intercontinental Exchange Futures (ICE), 0,12 dólares menos que en la sesión anterior.

Los analistas cifran en la lista de posibles causas de esta nueva escalada alcista la fuerte demanda de gasolina ante el inicio de la temporada vacacional en Estados Unidos (y la celebración del día de la Independencia de ese país), que se prevé que bata marcas.

Lo cierto es que ante los altos precios de la gasolina, el mercado esperaba que los consumidores aflojasen el acelerador ­como hicieron en los 70- y condujesen menos, pero la previsión no se ha cumplido, y mientras los inventarios de combustible bajan, las refinerías trabajan -desde hace años- a plena capacidad. El escenario perfecto, según algunos, para que el crudo llegue a los 75 dólares en el mercado londinense antes de que termine la semana.

La oferta, estancada

También se cita la influencia que han podido tener unas declaraciones de Ali Al-Naimi, el ministro de petróleo de Arabia Saudí, por las que afirmaba que los altos precios del crudo, en torno a los 70 dólares el barril desde hace meses, no están dañando la economía mundial, algo que se interpreta como la intención de no emprender medidas para abaratar el crudo (de hecho, Arabia Saudí ya produce muy cerca del límite de su capacidad).

Completa la lista de disparadores de esta nueva subida la escalada de tensión en Oriente Medio, a cuenta de la ofensiva israelí sobre la franja de Gaza. Todo ello sin olvidar que el mercado mundial sigue aumentando la demanda de energía por la incorporación de nuevos y ansiosos compradores -como China e India-, mientras que la producción sigue virtualmente estancada en el cómputo global, y comienza a descender en numerosos países.