Cursos

Fundetec formará a 57.000 reclusos en nuevas tecnologías

Fundetec, fundación que integra a ocho empresas tecnológicas y a la pública Red.xes, ha puesto en marcha un proyecto para dar cursos sobre nuevas tecnologías a la población reclusa que hay en España, unos 57.000 presos. Esta iniciativa se suma a otras de Fundetec para favorecer el acceso a internet de personas mayores e inmigrantes.

Intel, HP, Microsoft, Telefónica y El Corte Inglés, son las cinco compañías que, junto a la empresa pública Red.es, arrancaron en noviembre de 2004 Fundetec, una fundación centrada en el fomento de las nuevas tecnologías tanto a pymes como a colectivos con pocas posibilidades. A la iniciativa se han incorporado otras firmas como Panda Software, Caja Madrid y Sun Microsystems, lo que ha permitido elevar el presupuesto para 2007 y 2008 a siete millones de euros.

Dentro de los proyectos que se han puesto en marcha, destaca el acuerdo que se ha firmado con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias para impartir cursos de formación en nuevas tecnologías en las más de 60 cárceles que existen en España. La prueba piloto tendrá lugar este mes de julio en dos centros, probablemente Ocaña II y Segovia, pero la idea es abarcar a toda la población reclusa, unos 57.000 presos, en los próximos dos años.

Se impartirán cursos de una semana con clases de una hora diaria y serán voluntarios, aunque tendrán algunas limitaciones en los accesos a internet por cuestiones de seguridad. En una segunda fase, se realizará un programa de formación de formadores para que en las propias cárceles haya una base capacitada que continúe la labor pedagógica. La idea es que los reclusos puedan disponer de una base que les facilite su reinserción social y laborar cuando abandonen el centro penitenciario.

Fundetec también imparte cursos gratuitos de iniciación a las nuevas tecnologías entre personas mayores y entre inmigrantes, a través de diversos acuerdos, entre ellos con El Corte Inglés. Los almacenes ceden una parte de sus espacios para este tipo de actividades.

La segunda línea de actividad de la fundación se dirige a las pequeñas empresas a través de talleres sectoriales en los que se analizan y detectan las necesidades tecnológicas que tienen las pymes del sector, y se intentan aportar soluciones.

El primer taller que se ha organizado ha estado destinado al negocio hotelero, ya que hay muchas empresas familiares que cuentan con uno o dos establecimientos y requieren de apoyo tecnológico. A esta primera iniciativa, celebrada en Madrid y a la que acudieron 250 empresas, seguirán otras: para la industria conservera y pesquera (Cantabria), comercio minorista (Asturias), calzado (Comunidad Valenciana) y madera y el mueble (Castilla-La Mancha).