Aeronáutica

EADS y Airbus fuerzan la dimisión de sus presidentes

La grave crisis abierta en el consorcio aeronáutico europeo EADS se saldó ayer con la dimisión de su copresidente, el francés Noël Forgeard, y del presidente de su filial Airbus, el alemán Gustav Humbert. El dilatado retraso en la entrega del gigante A-380 y el escándalo en la venta de acciones de Forgeard antes del desplome del 26% de la cotización habían generado el descrédito en Bolsa .

El copresidente francés de EADS, Noël Forgeard, retiró ayer su tajante negativa a dejar la presidencia de EADS, que expresó la semana pasada ante la Asamblea Nacional francesa. El dirigente galo, que tuvo que comparecer en el parlamento por la dudosa venta de acciones realizada tres meses meses antes de que Airbus anunciara un nuevo retraso en su entrega del gigante A-380, dijo que no dejaría la empresa. Sin embargo, el frágil equilibrio entre Francia y Alemania, países que dominan el accionariado de EADS, y la presión política y bursátil forzaron ayer la dimisión de Forgeard y del alemán Gustav Humbert, presidente de Airbus. Se mantiene al copresidente alemán de EADS, Thomas Enders

En un escueto comunicado, Forgeard explicó que tomó la decisión 'para poner fin a una situación que podía comprometer la solución de las dificultades actuales de Airbus y el desarrollo de EADS'. El copresidente galo, que ocupa su cargo desde junio de 2005, tras dejar las riendas de Airbus en manos de Humbert, ha estado en el centro de la tormenta desde que el 14 de junio la cotización de EADS cayera en picado, hasta un 26%. Aquel día la empresa anunció un segundo retraso 'de seis a siete meses' en la entrega del que debe ser el avión comercial más grande del mundo, el A-380.

Forgeard, que siempre ha negado estar al corriente de tales retrasos antes de vender acciones por valor de 2,5 millones de euros, desvinculó ayer su decisión de los problemas operativos de Airbus y de 'la polémica sobre el ejercicio de mis stock options, que llevé a cabo en el estricto respeto de las reglas de deontología y de derecho', afirmó

Sustitución

A Forgeard le sustituirá en el cargo el actual presidente de la empresa nacional de ferrocarriles, SNCF, Louis Gallois, de 62 años. æpermil;ste, fue presidente de Aerospatiale entre 1992 y 1996, una de las empresas que participaron en la creación de EADS en el año 2000. Por su parte, el alemán Gustav Humbert reconoció la 'gran decepción' que el retraso del A-380 ha generado en sus 'clientes, accionistas y empleados' y dijo que debía tomar 'la responsabilidad de este fracaso'.

Su sustituto será el también francés Christian Streiff, de 51 años, antiguo delfín del patrón de Saint Gobain, Jean-Louis Beffa.

Se mantiene el reparto de poder entre París y Berlín

La salida a la crisis no afectará al equilibrio franco-alemán, que en la práctica se traduce en una copresidencia de ambos países en el consejo de administración, en la dirección y en el accionariado. Según este esquema, el Estado francés controla un 15% del grupo;Lagardère un 7,5% (a partir de 2009) y DaimlerChrysler un 22,5%. España participa con un 5% a través de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).

Según el escenario que los analistas prevén en la nueva etapa que se abre, EADS crearía dos polos. Sin tocar el gobierno de la compañía, el primero agruparía Airbus y el avión de transporte militar A400M y estaría gestionado por Francia. El segundo, controlado por Alemania, reuniría las actividades de defensa, la filial Eurocopter y el sector espacial. Los sindicatos franceses, partidarios de una dirección bicéfala, expresaron ayer el 'imperativo' de mantener el reparto entre iguales. 'Ahora no sabemos si Louis Gallois se hará cargo de Airbus o si Airbus pasará a ser responsabilidad de Thomas Enders, ésta es la verdadera cuestión', explicaron ayer las centrales FO y CGT.