Finanzas

Santander entra en Rusia con la compra de un pequeño banco

Santander Consumer Finance, filial de financiación al consumo del grupo que preside Emilio Botín, ha cerrado un preacuerdo para la compra de un pequeño banco ruso. Santander, que pagará unos 40 millones, se convierte así en el primer grupo financiero español que entra en Rusia.

Aunque la operación está aún a falta de recibir las autorizaciones pertinentes, el grupo español ya tiene un equipo ruso fichado de otra entidad de ese país para poner en marcha su proyecto, al que se unirá otros ejecutivos españoles. Este pequeño banco ruso, con presencia en Moscú y San Petersburgo, está especializado en la financiación de automóviles. Sin embargo, una vez que comience a operar bajo la marca Santander Consumer, algo que esperan que ocurra antes de finales de este año, su actividad se ampliará como ha ocurrido en el resto de los 12 países en el Santander está presente. También se pondrá en marcha un plan de expansión, aunque aún está sin determinar el número de oficinas.

'Vamos a repetir el modelo que hemos puesto en marcha en otros países. Compramos un pequeño banco, que nos aporta la experiencia y conocimiento del mercado, y luego crecemos orgánicamente', explicó ayer en Polonia Juan Rodríguez Inciarte, responsable de Santander Consumer en Europa. Y añade: 'Es un paso muy importante para la historia del Santander'.

Con esta operación, el Santander se convierte en el primer grupo financiero español que entra en Rusia y una de las pocas empresas nacionales con presencia en este país, donde ya están compañías como Campofrío o Tabacalera.

SANTANDER 3,22 2,73%

El ejecutivo justificó la entrada en el mercado ruso en 'el crecimiento que está experimentando el país, y sobre todo, los cambios económicos que se están produciendo. Y, lo que es para mí un barómetro para conocer el potencial de crecimiento, que es el número de coches que se venden, 1,5 millones al año. Esto es lo que nos ha decidido a dar este paso'. Rodríguez Inciarte añadió que el proyecto se lleva gestando más de un año, ya que los países del Este de Europa se han convertido en uno de los principales objetivos de expansión en financiación al consumo. 'Es un negocio muy seguro porque se hace en economías muy maduras. A los primeros que llegan se los comen los indios, pero si llegas tarde a un país te cuesta más trabajo entrar y encontrar hueco'.

Pero ésta no es la única operación en marcha. El banco espera entrar también en EE UU, donde el grupo ha adquirido ya el 22% del capital de Sovereign, pero quiere estar en el negocio de financiación al consumo. Lo mismo sucede en Latinoamérica, donde el Santander es la primera franquicia. Asia, y sobre todo China, se suman a los planes de expansión de esta división, si bien antes 'Santander Consumer tiene que estar muy sólido en Europa'.

La filial tiene presencia en todas las principales economías europeas, excepto en Francia, 'la gran asignatura pendiente', afirma Rodríguez Inciarte. Añade que en este país está su gran rival Cetelem, difícil de batir allí, aunque 'ya le hemos superado a nivel europeo'.

Rodríguez Inciarte aprovechó para explicar en Polonia, que en tres años Santander Consumer duplicará su red de oficinas al pasar de las 267 que tiene ahora a 534, lo que supondrá una inversión de unos 27 millones.

Santander Consumer tiene 5.023 empleados y en 2005 ganó 696 millones, lo que la sitúan en el quinto negocio por beneficios del grupo, después de España, Abbey, Banesto y Brasil.

Una franquicia valorada en 9.000 millones

Desde hace menos de tres años Santander Consumer se ha convertido en la 'joya de la corona' del grupo, según lo ha calificado en varias ocasiones Emilio Botín. Juan Rodríguez Inciarte lo definió ayer como 'la niña bonita del grupo, ya que cada vez que pedimos algo se nos da', con lo condición de que cumpla la premisa de crear valor. Según los analistas, el valor de esta división es de unos 9.000 millones, con un PER estimado de 13,7 veces. La morosidad se sitúa en el 2,4%, aunque las provisiones que necesita para cubrirla se recuperan con el precio que paga el cliente por los créditos. Recientemente, Santander Consumer ha comprado el 30% que le faltaba de la italiana Unifin, por 30 millones, con lo que la inversión conjunta ha sido de 70 millones. Sin contar España, Santander Consumer ha invertido en total en los últimos años 1.700 millones en compras.