Comida rápida

Telepizza estrena una enseña especializada en pollo frito

Justo cuando está a punto de resolverse la incógnita sobre el nuevo propietario de Telepizza, la cadena de comida rápida va a inaugurar en España el primer establecimiento conjunto de pizzas y pollos. La empresa que preside Pedro Ballvé ha creado una joint venture con el grupo guatemalteco Pollo Campero para abrir tiendas conjuntas en España.

Gestora de Franquicias de Pizza y Pollo es el nombre de la sociedad conjunta que han creado para España la cadena de comida a domicilio Telepizza y el grupo guatemalteco Pollo Campero. Esta iniciativa es consecuencia del acuerdo que ambas compañías mantienen en Centroamérica donde Pollo Campero tiene la masterfranquicia de Telepizza y donde ya han abierto locales en los que se ofrecen ambos servicios.

El primer establecimiento de estas características que se abre fuera del continente americano es el de la calle Fuencarral de Madrid que se inaugurará el próximo 12 de julio, es decir, en plena vorágine de opas.

Y es que sobre la compañía que preside Pedro Ballvé pesan actualmente tres ofertas de compra, una lanzada por el propio presidente junto a su hermano y el fondo Permira, una segunda del grupo de restauración Zena controlado por el fondo CVC, y la tercera de la portuguesa Ibersol. Fuentes del sector creen que durante la primera quincena de julio podría resolverse la incógnita sobre el próximo dueño de Telepizza o, por lo menos, avanzar de forma decisiva en el proceso de opas.

En todo caso, la decisión de Pollo Campero y Telepizza estaba tomada antes de que se lanzara la primera opa, según Bosco Pelayo, gerente de la firma guatemalteca. La idea es abrir dos tiendas este año y mantener un ritmo de dos a tres anuales, durante la vigencia del contrato que es de una década. Con esta primera experiencia fuera del territorio americano (tiene más de 200 en Centroamérica y unas 30 en EE UU), Pollo Campero inicia una expansión internacional que continuará por China e Indonesia este mismo año.

Ibersol renuncia al desblindaje de estatutos

El grupo portugués Ibersol, que lanzó la tercera opa sobre Telepizza a 2,41 euros por acción, comunicó ayer a la CNMV que ha decidido renunciar al desblindaje de los estatutos como condición para continuar con la opa. Ibersol señala que 'a la vista de que la junta general de Telepizza en su sesión del 7 de junio de 2006 no aprobó el punto del orden del día que consistía precisamente en la modificación de aquellos artículos de sus estatutos sociales' necesarios para tomar el control de la compañía, 'ha decidido renunciar al cumplimiento de dicha condición'. Como consecuencia, la opa del grupo portugués queda condicionada únicamente a la adquisición del 49% del capital social de Telepizza.

La oferta de Ibersol es la más alta de las tres. La primera, lanzada por el presidente de Telepizza, Pedro Ballvé, junto a su hermano y el fondo Permira se realizó a 2,15 euros por acción, mientras que la segunda opa (la del grupo de restauración Zena controlado por el fondo de inversión CVC) se hizo a 2,41 euros.

Dentro de las posibilidades que se abren ahora, se baraja el acuerdo entre algunas de las partes antes de acudir a una puja en sobre cerrado.