Revisión

La CNMV fuerza a revisar los planes de cotización de Telson

La junta de Avánzit tenía previsto aprobar la salida a Bolsa de Telson, pero el punto del orden del día se quedó en consulta informativa. La CNMV ha forzado a Avánzit a revisar los planes de una cotización que se producirá dentro de seis o doce meses, cuando Telson haya comprado hasta cuatro empresas más.

La revisión que ha forzado la CNMV no tiene por qué suponer un retraso en la salida a Bolsa de Telson ni una alteración sustancial del proyecto. Ahora bien, sí obliga a convocar una junta extraordinaria para aprobar la cotización, porque en la del pasado miércoles no pudo hacerse.

Y es que el regulador ha cuestionado la forma en la que Avánzit quería hacer la operación. La firma pretendía repartir entre los accionistas títulos de Telson de forma gratuita, en forma de dividendo en especie, y la CNMV les ha recordado que la ley lo impide por su situación patrimonial. Según el artículo 213 de la Ley de Sociedades Anónimas, hay que tener un patrimonio neto superior al capital social para repartir dividendo, algo que Avánzit no posee.

La compañía, sin embargo, ya tiene previsto un plan alternativo. Avánzit pretende pagar de forma anticipada la deuda concursal, cifrada en unos 55 millones de euros de nominal, conseguir algún descuento por la antelación en el abono y lograr así recomponer su balance.

EZENTIS 0,18 -0,55%

Mientras se arregla esta situación, ni Avánzit ni Telson permanecerán paradas. Los recién nombrados presidentes de estas dos compañías -Javier Tallada y José Manuel Arrojo, respectivamente-, presentaron ayer en sociedad sus proyectos y el principal es la salida a Bolsa de Telson.

Se hará en un plazo de seis a 12 meses, porque además de las cuestiones patrimoniales, la empresa audiovisual debe 'triplicar su facturación' antes de salir al mercado. En estos momentos ingresa unos 35 millones y el objetivo es el centenar, algo que se conseguirá, según aseguró Arrojo, con la compra de otras compañías además de la productora Telespan.

Hay negociaciones en marcha con cinco, pero como dos de ellas son del mismo segmento, la meta es hacerse con cuatro. En total, el valor de las adquisiciones rondará los 60 o 70 millones y se harán en los campos de distribución y producción de cine y de televisión, así como en la compra de derechos.

Todas las compras se pagarán en acciones, así que la participación de Avánzit en Telson se irá diluyendo hasta bajar del 50%. En la salida a Bolsa, la empresa de tecnología puede llegar a desaparecer del todo del capital de su filial o mantenerse en una posición minoritaria. En cualquier caso, Tallada y Arrojo seguirán vinculados a Telson, ya que como accionistas de Avánzit recibirán títulos de Telson en la segregación.

Más allá de la división audiovisual, Tallada también tiene planes para el resto de las filiales de Avánzit, con Telecom a la cabeza. Esta participada es la antigua Radiotrónica, que se dedica a la instalación de equipos de telecomunicaciones y que Tallada conoce bien porque estuvo en ella a finales de la década pasada.

Su futuro inmediato pasa por la entrada en rentabilidad, 'porque Avánzit no mantendrá ni un minuto una división que tenga pérdidas', señaló Tallada. Pero el deseo de los nuevos gestores es vender la filial. Ya han recibido una oferta, pero pagaban 100 millones y ellos consideran que vale entre 150 y 200 millones. Por eso la rechazaron. Si alguien paga lo que piden, la venderán.

Mejora 'significativa' del resultado o despido

Emulando al seleccionador nacional de fútbol, Luis Aragonés, Javier Tallada puso su cargo a disposición de los accionistas de Avánzit si no se cumplen las expectativas. 'Los resultados de 2006 serán significativamente mejores que en 2005', aseguró. 'Es más, si no lo fueran, pediría a los accionistas que nos echaran y cambiaran a los gestores'. Como socio mayoritario de Avánzit, el riesgo asumido por Tallada es escaso. Además, habrá que esperar unas semanas para que la mejora 'significativa' se concrete. Y es que los recién nombrados van a cambiar las previsiones de resultados anunciadas el año pasado. En las divisiones de audiovisual y de tecnología, la revisión será al alza. En Radiotrónica, mientras tanto, será a la baja, ya que la reducción de plantilla y el cambio del convenio con los trabajadores se retrasaron hasta mayo.