Protocolo

España y Suiza potencian el intercambio de datos contra el fraude fiscal

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, y el embajador de Suiza en España, Armin Ritz, firmaron ayer un protocolo que actualiza el convenio de 1966 para evitar la doble imposición en el IRPF y el impuesto sobre patrimonio entre ambos países. El nuevo convenio garantiza también a España el nivel máximo de intercambio de información con Suiza para luchar contra el fraude fiscal, al incluir la llamada 'cláusula de nación más favorecida' en este tipo de intercambios.

Asimismo, permite la aplicación directa de los acuerdos incluidos en la directiva del ahorro. Así, Suiza se garantiza el secreto bancario pero se compromete a practicar una retención en los pagos de intereses que realice a los residentes en la Unión Europea por las cuentas abiertas en su territorio. Parte de esta retención irá a las arcas de la hacienda española.

Con el nuevo texto firmado ayer, se da vía libre a la aplicación de otra directiva (matriz-filial) que regula el pago de dividendos entre entidades asociadas, con el fin de evitar la doble imposición entre los Estados miembros de la UE.

Ley antifraude

Mientras tanto, el Congreso de los Diputados aprobó ayer y remitió al Senado, el proyecto de ley de prevención del fraude. Entre las novedades incorporadas en la Cámara, figura la aplicación de una retención del 1% a las facturas emitidas por empresarios en régimen de módulos, a pagar por otros profesionales.

En el proyecto de ley se incluyó una enmienda para que el Gobierno estudie la situación laboral de los cerca de 8.000 técnicos de Hacienda (subinspectores). Sin embargo, el sindicato Gestha, que los representa, mantuvo ayer la convocatoria de huelga, a partir del 1 de julio, por no haber incluido en el texto la creación de un nuevo cuerpo superior, que los englobe.