Aerolíneas

Los pilotos exigen a Iberia que renuncie a lanzar Catair

El sindicato de pilotos calienta motores a dos semanas de la huelga que realizará en plena operación salida de vacaciones. 700 afiliados al Sepla reunidos en asamblea exigieron a Iberia que renuncie al proyecto de aerolínea de bajos costes Catair.

La sección sindical del Sepla en Iberia reunió ayer en asamblea a 700 pilotos sobre un colectivo de 1.800 profesionales en activo. El encuentro tuvo como objetivo informar sobre el contenido del Plan Director de la aerolínea y sobre la solicitud del sindicato para realizar una huelga del 10 al 16 de julio, en plena operación salida de vacaciones de verano.

A la asamblea no pudieron entrar los medios de comunicación. Según fuentes del sindicato los participantes apoyaron por aclamación la convocatoria del paro y la exigencia a Iberia de que renuncie a su proyecto de sacar adelante una compañía de bajos costes cuyo nombre es Catair.

El presidente de la sección sindical, Bernardo Obrador, aseguró a este diario que el colectivo de pilotos 'no concibe bajo ningún concepto que Iberia pueda crear un proyecto cuyo único objetivo es vaciar de contenido a la aerolínea. Todos apoyamos la huelga de seis días, y si esto no es suficiente convocaremos después los paros que sean necesarios'.

Obrador afirma que en el Plan Director la dirección de Iberia ha anunciado su decisión de reducir la flota de corto y medio radio en 27 aviones en el plazo de tres años. Este es el mismo número de aparatos que tendrá Catair en ese mismo plazo, lo que indica que se va a producir un trasvase de actividad que dejará a 350 pilotos de la plantilla de Iberia sin aviones y sin actividad.

El dirigente sindical aseguró que sólo existen dos posibilidades para desconvocar la huelga: 'que Iberia renuncie al proyecto de creación de Catair o que seamos los pilotos del escalafón de la compañía los que asumamos esa carga de trabajo'. A la pregunta de '¿en que condiciones estarían dispuestos a trabajar en Catair?' Obrador dejo que 'habría que negociarlas'.

'La nueva compañía es una filial de Iberia igual que lo fueron Viva o Cargo Sur. La presencia en el capital de otros cuatro socios es una pura pantomima' afirmó Obrador.

El presidente del Sepla acusó a la dirección de Iberia de 'provocar una huelga que incluso tienen ya provisionada en sus cuentas'. Reconoció que durante los últimos meses y tras el anuncio de la salida de la compañía del antiguo consejero delegado, Ángel Mullor, 'hemos mantenido dos meses de negociaciones sobre el convenio colectivo con el director general de la aerolínea, Enrique Donaire, pero me ha engañado reiteradamente'. Del presidente, Fernando Conte afirma que 'todavía no se ha dado cuenta de donde está'.

En este momento 'la discusión del convenio colectivo ha quedado al margen. Llevamos dos años discutiendo su renovación, pero entre tanto se mantiene el antiguo en vigor', afirmó.

Mil candidatos para tripular con menos sueldo

Catair, la aerolínea de vuelos baratos en la que participa Iberia junto a ACS, Nefinsa, Iberostar y Quercus, ha recibido ya más de mil solicitudes de pilotos que quieren participar en el proceso de selección que se ha abierto para cubrir las 270 primeras plazas de comandantes y segundos de abordo. Catair comenzará a operar a partir del mes de octubre y su objetivo en el plazo de los próximos tres años es realizar 170 operaciones diarias, transportando al año 10 millones de pasajeros con una flota de 30 aviones y 60 rutas en España y Europa.

Los cinco socios se han comprometido a realizar una inversión de 120 millones de euros hasta el año 2009, año en el que, si todos los planes se suceden como está previsto, se sacará la nueva empresa a cotizar en Bolsa.