Turismo

Los hoteleros prevén un gran negocio este verano y suben los precios el 4%

El verano será bastante bueno, según los hoteleros. Las reservas se adelantan y eso provocará una ocupación del 78%, tres puntos por encima que en el verano de 2005. Otra novedad: los empresarios no irán a la guerra de precios, sino que subirán las estancias a la par que la inflación, es decir, un 4%, según previsiones de la patronal. Las contrataciones en apartamentos turísticos también se disparan y los precios podrían ascender hasta un 6%.

La ocupación hotelera fue del 75% el pasado verano. El turismo nacional entonces salvó la temporada. Para este año, las previsiones para el negocio turístico son mejores. De hecho, la Confederación Española de Hoteles y Apartamentos Turísticos, Cehat, estima que la ocupación subirá en los meses estivales hasta un 78%, es decir, tres puntos por encima que entonces.

A juicio de José Guillermo Díaz Montañés, presidente de la patronal, los movimientos de visitantes extranjeros procedentes de Alemania subirán incluso un 20% entre los meses de junio y octubre, mientras que las llegadas de británicos se elevarán un 3% respecto al verano pasado. Grandes cadenas como Sol Meliá, Riu, Barceló, Iberostar o Sercotel tienen sus reservas para julio y agosto cerradas por encima del 85%.

El motivo de este crecimiento de las contrataciones obedece a la cantidad de ofertas que se han puesto con antelación en el mercado. 'El ahorro medio ha sido muy significativo lo que ha provocado que el turista cambie sus hábitos y no deje para el último momento la compra de sus vacaciones', señala Díaz Montañés.

Viajes Iberia ofrece descuentos del 7% para los circuitos por Europa, mientras que El Corte Inglés reduce sus tarifas de sus estancias siempre que se contraten con un mínimo de dos meses de antelación. Viajes Crisol baja sus precios un 20% en los hoteles de costa, y Halcón Viajes hasta un 25% en los destinos de Europa y Norte de África.

Estas ofertas han logrado adelantar las reservas de los turistas a un mes antes del día de partida, frente a los 18 días de media que se venía dando en las últimas temporadas.

Otro de los cambios que han surgido en el sector es la decisión de los hoteleros de no recurrir a la guerra de precios de última hora para elevar la demanda. De esta manera, 'las tarifas subirán a la par de la inflación, es decir, un 4%', dicen en la Cehat. Sin embargo, y aunque el sector insiste en no bajar las tarifas, 'la rentabilidad seguirá sin despegar', aseguran. El motivo es el elevado coste de la actividad, que frena la buena marcha del sector.

'Los costes laborales y los gastos depuesta en marcha del negocio son cada vez más altos y eso no favorece la situación', explica Díaz Montañés. 'Es cierto que los precios de las habitaciones se contienen y los ingresos avanzan por la mayor llegada de turistas, pero esto es coyuntural. La sobreoferta y la eclosión de apartamentos turísticos no reglados siguen minando nuestra actividad', añaden los hoteleros.

Los apartamentos turísticos hacen su agosto

Alquilar un apartamento en primera línea de playa y en pleno agosto es todo un logro, máxime si se pretende conseguir a un precio asequible. Una semana en la costa del Mediterráneo cuesta como mínimo 600 euros, lo que significa un 6% más que en la temporada de 2005. El archipiélago balear, Levante, Cataluña y el norte de España son las zonas con el metro cuadrado más caro para veranear durante ese mes de agosto, según datos recogidos por Tecnitasa. Las playas de Sanxenxo (Pontevedra), Ibiza (Santa Eulalia y Club Náutico) y Gerona (Llafranc) llegan a superar los 5.000 euros para pisos o casas de más de 120 metros cuadrados. Por el contrario, Tenerife (Puerto de la Cruz), Murcia (Águilas), Lugo (San Ciprián), y Alicante (Playa de San Juan), mantienen los precios más asequibles (18 euros por metro cuadrado). En general, el precio medio de los apartamentos es de 2.500 euros al mes. Por debajo de este precio, 1.200 euros, se encuentran Las Palmas, Lugo y Tenerife.