Bebidas

La cuarta parte de los refrescos fabricados en España es light

La producción de refrescos en España ascendió en 2005 a 4.887 millones de litros, un 2,5% más que en el ejercicio anterior, gracias al auge de las bebidas light, que ya representan el 25% de la producción total. Los refrescos para deportistas crecieron un 29% y los de té, un 8%.

Uno de cada cuatro refrescos que se fabrica en España es light, según se recoge en el 'Libro blanco de las bebidas refrescantes', que ayer presentó Anfabra, la patronal del sector.

El auge del consumo de bebidas sin aporte calórico (en las que se sustituyen los azúcares por edulcorantes) se refleja en que, en sólo cuatro años, su producción ha crecido un 10% y representa más de 1.220 millones de litros. El porcentaje respecto a la producción total se incrementa hasta el 30% si se suman las gaseosas, que también se fabrican con edulcorantes y que aportan menos de una caloría por cada 100 mililitros.

En el pasado ejercicio, el volumen total de producción de bebidas refrescantes aumentó un 2,5%, hasta 4.887,5 millones de litros, según adelantó en la presentación del informe la directora general de Anfabra, Ana Escudero. Este incremento no se debe sólo a los refrescos light, sino también al crecimiento de las bebidas para deportistas y de té. Las primeras aumentaron su producción un 29% y representan el 3% del total, más de 154 millones de litros. Por su parte las bebidas de té crecieron un 8% y representan el 2% de la producción, por encima de los 97 millones de litros. Una tendencia que también se refleja en el resto de bebidas refrescantes sin gas, que desde 2002 han duplicado su producción, hasta alcanzar el 15% del total.

Por sabores, aunque los tradicionales (cola, naranja y limón) superan el 75% de la producción, las nuevas variedades van ganando terreno. Sabores como manzana, piña, melocotón o frutas del bosque crecieron en 2005 un 11% y la variedad de productos ha aumentado casi un 50% en los últimos cinco años. Sin embargo, el refresco de cola sigue siendo el más reclamado y concentra el 54% de la producción del sector, frente al 13,8% de la naranja, y el 7,7% del limón.

El estudio de Anfabra también recoge los tipos de envases y tamaños más utilizados. La mitad de los refrescos se comercializa en envases de plástico PET (Polietileno Tereftalato); el 30% en metal y el 15% en vidrio. Sólo el 5% se comercializa en otro tipo de envases, como el cartón para bebidas. Por tamaños, los principales son las botellas de dos litros (31,7%) y los envases de 33 centilitros (31,5%).

Casi la totalidad de la producción de refrescos que se elabora en España se destina al consumo interior, más de 4.855 millones de litros, y sólo se exporta el 0,66%. En cuanto a los canales de distribución, el 31,8% se vende a través de hostelería y restauración y el 68,13% a través de la alimentación (supermercados, hipermercados, etc.). Cuando el consumo es en el hogar, el 63% de las compras se planifica previamente y Levante y Andalucía son las zonas con mayor frecuencia de compra para consumo en casa, más de una vez por semana, según la publicación.

Con amigos, los fines de semana y fuera de casa

El estudio 'Hábitos de consumo de bebidas refrescantes en España', elaborado por Anfabra, apunta que los españoles optan por beber refrescos fuera del hogar, con amigos y generalmente los fines de semana. El informe asegura que este tipo de bebidas funciona como 'nexo de unión en las relaciones sociales'. Por ello, el 55,2% del consumo entre semana se realiza en compañía, un porcentaje que aumenta hasta el 73% los fines de semana. El estudio también recoge las diferencias de consumo en hombres y mujeres. Ellas se decantan por refrescos bajos en calorías, funcionales y bebidas de té y café. Mientras que ellos prefieren las bebidas sin gas, energéticas e isotónicas. El refresco preferido es la cola con gas, elegido por el 71% de los consumidores.