Cataluña

Maragall renuncia a la reelección para facilitar el relevo generacional del PSC

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, hizo pública ayer su renuncia a la reelección en el cartel electoral del PSC con vistas a los comicios autonómicos que se celebrarán en octubre. El enfrentamiento con la cúpula de su partido y su oposición a un hipotético pacto con CiU han provocado su decisión.

El cambio generacional en la política catalana fue una de las valoraciones más repetidas ayer entre todos los partidos políticos catalanes, tras la decisión del actual presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, de no volverse a presentar en las próximas elecciones autonómicas de otoño. El que se expresó con mayor entusiasmo sobre el final de una etapa fue el presidente de CiU, Artur Mas.

Después de semanas de incógnita, fue un niño de 12 años de sexto de primaria de una escuela del barrio barcelonés de Horta el primero en saber la opción tomada durante la noche del martes por Maragall, informa efe. El presidente catalán respondió con un escueto 'no' a la pregunta de si volvería a presentarse a unas elecciones.

Horas antes, y de madrugada, Maragall comunicó por teléfono su decisión al primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, y a la vicepresidenta del partido catalán, Manuela de Madre. Aunque el portavoz del gobierno catalán, Joaquim Nadal, destacó en la mañana de ayer que se trataba de una decisión personal, la entrevista que Maragall mantendrá hoy en el palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, precipitó el anuncio. Pasadas las 13,30 horas de la tarde, Maragall pronunció su tercer discurso institucional en los últimos seis días (los dos anteriores referentes al referéndum sobre el Estatuto del pasado domingo) en el Palau de la Generalitat. En un tono extremadamente tranquilo y conciliador, Maragall se remontó a 1998, cuando decidió optar por primera vez a la presidencia de la Generalitat y recordó que ha cumplido los cuatro objetivos que se fijó entonces.

Se reúne hoy con Rodríguez Zapatero para desarrollar el nuevo Estatuto

En primer lugar, hacer posible la alternancia del poder en Cataluña, después de 23 años de la presidencia de Jordi Pujol, y contribuir a un proyecto de izquierdas, con especial énfasis a las políticas sociales, en segundo término. La tercera prioridad que Maragall entendió que había cumplido ha sido la influencia de los socialistas catalanes para una 'opción de un socialismo español más profundamente federal dentro de la España de las autonomías' y, por último, convertir al PSC como primer partido político catalán.

Tras mostrar su agradecimiento a sus colaboradores, Maragall enfatizó que era el momento de que la Cataluña del nuevo Estatuto debe ser gobernada 'por una nueva generación. Es el momento de dar el testigo a nuevos equipos, personas y liderazgos'.

Maragall concluyó su discurso aceptando un par de preguntas. En la respuesta de la primera dio como pista para la fecha de las nuevas elecciones que disolverá el parlamento catalán a finales de agosto, por lo que la nueva convocatoria electoral podría producirse a finales de octubre.

En cualquier caso, Pasqual Maragall no ha digerido las continuas desavenencias con la cúpula del PSC, que encabeza José Montilla. El aún presidente de la Generalitat no pudo remodelar su gobierno en octubre pasado y tuvo que forzar la salida de ERC el 11 de mayo pasado por la oposición del partido republicano al texto del nuevo Estatuto. Ese día terminó el tripartito, y el proyecto de Maragall.

A partir de ahora, cualquier escenario es posible, incluso una posible alianza entre PSC con CiU en la próxima legislatura, oportunidad que Maragall no ha contemplado. Pero el pacto entre Artur Mas y Rodríguez Zapatero del 21 de enero sobre el Estatuto abrió esta posibilidad.

La entrevista que esta mañana mantendrán el presidente del Gobierno y el de la Generalitat pretende poner un calendario al despliegue del Estatuto, el proyecto por el que será recordado Pasqual Maragall.

De los Juegos Olímpicos al Estatuto

Pasqual Maragall Mira pasará a la historia como el artífice de los Juegos Olímpicos de 1992 al frente del consistorio barcelonés y como el presidente de la Generalitat que aprobó el nuevo Estatuto. Serán los dos grandes episodios que le acompañarán, aunque su trayectoria empieza en el franquismo, en el Frente Obrero de Cataluña (FOC). En 1974 fue uno de los impulsores del actual PSC, al militar en Convergencia Socialista de Cataluña, uno de sus grupos fundacionales. Junto a Narcís Serra se incorporó a las listas de las primeras elecciones municipales de 1979 al ayuntamiento de Barcelona. Fue concejal de Reforma Administrativa y más tarde de Hacienda.

Sucedió al frente de la alcaldía a Narcís Serra en 1982, cargo que ocupó quince años, hasta 1997, cuando decidió volver a la docencia universitaria. Se trasladó a Roma y a Nueva York, volviendo un año más tarde para encabezar la candidatura del PSC-CpC a la presidencia de la Generalitat. Falló en primera instancia en 1999 y alcanzó su objetivo en noviembre de 2003. Ahora sólo falta por saber si seguirá como presidente del PSC.

Candidatura y sucesión de Montilla

El primer secretario del PSC y actual titular de Industria, José Montilla, es la persona destinada a relevar a Maragall como cartel electoral socialista en las próximas elecciones catalanas. Montilla leyó en la tarde de ayer una declaración en el Congreso en la que destacó la figura de Maragall, argumentando que tras la aprobación del Estatuto, Cataluña ha alcanzado 'su objetivo como país', y que por ello Maragall ha creído 'conveniente que otros tomen el relevo, fiel como siempre a sus convicciones renovadoras'. Con todo, Montilla no realizó ninguna referencia a la sustitución de Maragall, ni a su futuro político. Sólo al final apuntó que en los próximos días 'habrá tiempo de hablar'. El PSC iniciará el próximo lunes el proceso para designar el nuevo candidato a la Generalitat catalana en la reunión de la ejecutiva del partido, que ya podría designar a Montilla. La ratificación podría formalizarse en el próximo Consejo Nacional, previsto para el sábado 1 de julio. Incluso podría convocarse un congreso extraordinario o conferencia nacional, extremo que se ha rechazado, en principio.

La más que previsible designación conlleva su salida del Ministerio de Industria. Aunque fuentes solventes calculan que el relevo no se producirá hasta septiembre, ayer mismo empezaron a circular nombres de posible sucesores en esa cartera. El diputado por el PSC en el Congreso Manuel Mas Estela es uno de ellos. Nacido el 10 de marzo de 1948 en Cabrils (Barcelona), casado y con dos hijos, ha desarrollado gran parte de su actividad política como alcalde de Mataró (Barcelona) entre 1983 y 2004. Es una de las figuras claves de los socialistas catalanes, al formar parte del Consejo Nacional del PSC desde 1978.