Gestoras

Fondos que aprovechan los recursos escasos

DWS se suma a las gestoras con carteras que apuestan por empresas de agua y energías renovables

Un 3% del agua del mundo es agua dulce pero dos tercios de esas reservas están contaminadas. Es decir, que sólo el 1% del agua existente en el planeta tierra está disponible para el consumo. 'La demanda de agua se va a incrementar en los próximos años debido a factores como el aumento demográfico', explica Luis Megías, director de producto de DWS Investments.

Existe un sector empresarial relacionado con el agua que va a experimentar un fuerte crecimiento en los próximos años a medida que las infraestructuras relacionadas con el agua queden obsoletas, sea necesario desarrollar nuevas tecnologías para la purificación de agua, o aumente la privatización de ese sector.

En previsión de este crecimiento, algunas gestoras han lanzado fondos especializados que invierten en compañías relacionadas con el agua. La última, DWS Investments, ha lanzado el fondo DWS Invest New Resources. La cartera de este fondo invierte en agua, pero también en energías renovables y empresas relacionadas con el suelo cultivable. Es decir, son tres sectores relacionados con la creciente demanda mundial de agua, energía y alimento.

Los fondos especializados en estos sectores son muy pocos. Se pueden contar con los dedos de una mano. Pero sus gestores están convencidos del enorme crecimiento que encierran las compañías en que invierten. Eso sí, son fondos muy volátiles y con un horizonte a muy largo plazo.

'Según el Water Resources Institute, 250 millones de personas no disponen del mínimo vital de agua y 400 millones consumen agua de mala calidad', explica en una nota Hans Peter Portner, gestor del Pictet Funds Water, el fondo de agua de la gestora suiza Pictet. 'Si no se toman cuanto antes serias medidas para afrontar dicha situación, en 2025 el 40% de la población no tendrá acceso directo al agua potable'.

Estos fondos no invierten con criterios de desarrollo sostenible, sino que han detectado una demanda, que deberá cubrirse con elevadas inversiones. De hecho, la inversión que DWS hace en el sector de fertilizantes y pesticidas puede incluso chocar con ese concepto inversor.

'La demanda de alimentos crece pero no lo hace la superficie cultivable, lo que hace necesario mejorar la productividad del campo', explica Luis Megías. Ahí entran en juego compañías de alimentos transgénicos o fabricantes de pesticidas, objeto de inversión de DWS.

'La seguridad energética se está convirtiendo en un asunto clave a medida que países como Estados Unidos, China e India importan cada vez más petróleo', explican en un informe Robin Batchelor y Poppy Buxton, gestores del New Energy Fund de Merrill Lynch, un producto que invierte en energías renovables. 'Los niveles de importación irán en aumento porque la oferta es incapaz de cubrir la creciente demanda. Las energías renovables pueden ayudar a diversificar la oferta y elevar la producción de energía doméstica'.

Agua. Factores que apoyan una mayor inversión en el futuro

En 30 años se habrá triplicado la demanda de agua.

Hasta un 20% del agua de China y EE UU se pierde cada año por conductos obsoletos.

La modernización de los sistemas de canalización se ha retrasado mucho. Parte del alcantarillado de Nueva York, por ejemplo, aún es de madera.

China planea invertir 30.000 millones de dólares (23.000 millones de euros) en reciclaje y tratamiento de aguas.