Revista de prensa

Más autogobierno catalán es bueno para toda España

Catalanes, españoles y europeos, todos pueden estar orgullosos de la decisión democrática del domingo de extender los poderes de autogobierno de los ciudadanos de Cataluña. El Parlamento español lo aprobó como constitucional. La UE proporciona el marco (...).

Desde la muerte de Franco (...) los españoles han construido con éxito una democracia próspera y en la que confiar. Pero su dimensión federal siempre ha sido una asignatura pendiente (...). El mérito es de José Luis Rodríguez Zapatero (...) por insistir en que más transferencia, siempre que otorgue más poderes democráticos a los españoles que la reclamen, fortalecerá al país (...). Los nuevos poderes de Cataluña, además, son modestos. El debate sobre el derecho de los catalanes a llamarse nación es, francamente, anacrónico (...). La cuestión de los impuestos es más complicada (...). Dentro del federalismo asimétrico de España y de su aún desigual desarrollo, es vital mantener el principio de solidaridad fiscal (...). Pero el balance de la mayor autonomía catalana es político (...). Establece un precedente de autogobierno expandido de forma constitucional justo cuando Zapatero está a punto de embarcarse en unas negociaciones más difíciles con los vascos -con el fin de sacar a las pistolas de la política española de una vez por todas-.