Vivienda

La cifra de casas iniciadas cae con fuerza en Madrid, Murcia y Valencia

La estadística que elaboran los arquitectos sobre el número de viviendas iniciadas comienza a mostrar dos claras tendencias. Mientras en Madrid, Murcia y Valencia se registran importantes retrocesos en términos interanuales, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura aún protagonizan alzas de dos dígitos.

El último Informe de Coyuntura elaborado por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España estima que en el primer trimestre del año se iniciaron un total de 211.556 viviendas, lo que supone un incremento del 0,9% sobre el mismo periodo de 2005.

De abril del año pasado a marzo de éste el volumen de casas que comenzaron a construirse asciende a 820.107, el 4,1% más que los doce meses anteriores.

Estas cifras no hacen otra cosa que avalar lo que ya apuntaba la estadística que realizan los colegios de aparejadores que sostiene que, si se confirman los ritmos actuales, a finales de diciembre podría superarse la barrera de las 850.000 casas, tal y como adelantó Cinco Días el pasado 7 de junio.

Pero al margen de si nuevamente se alcanzarán o no las 800.000 viviendas, las cifras de actividad desglosadas por comunidades autónomas demuestran un sector que avanza a dos velocidades.

Madrid, con un retroceso del 14,6% anual, Murcia, con una caída del 13,2% y la Comunidad Valenciana, donde el número de visados de obra nueva fue este primer trimestre un 5,5% inferior al de los doce meses anteriores son las tres zonas donde definitivamente parece que la actividad ha tocado techo.

De hecho, estos tres territorios se han venido caracterizando hasta ahora por ser algunas de las zonas donde más se ha edificado en los últimos años. Justo hace un año, en el primer trimestre de 2005 registraban fuertes incrementos de la actividad del 11,9%, 27,1% y 17,1% respectivamente.

Frente a los retrocesos de esas tres regiones, el informe de coyuntura destaca cómo en Castilla-La Mancha el ritmo de viviendas iniciadas ha experimentado un fortísimo incremento del 34,6%, seguida de Aragón, con un 29% más y Extremadura, con el 23,1%.

Estos fuertes repuntes de producción de vivienda corroboran la teoría de quienes sostienen que existe un mercado dual y que igual que los incrementos de precios se concentran ahora en zonas que tenían costes más asequibles, la construcción se está trasladando a aquellas áreas menos explotadas.

En este sentido, también destacan los altos niveles de producción que ostentan Galicia (19,9%), País Vasco (19,4%) y Cataluña (12,3%).

De las más de 820.000 casas iniciadas de abril de 2005 a marzo pasado un total de 64.861 fueron protegidas (VPO), lo que representa apenas el 8% del total. Esta cifra de viviendas con algún grado de protección aún se mantiene lejana al objetivo que se ha marcado el Departamento que dirige María Antonia Trujillo de 90.000 VPO anuales hasta 2008. Es más, en términos relativos el Gobierno central persigue alcanzar que el volumen de viviendas protegidas iniciadas represente el 30% del total de la producción, algo que será muy difícil de lograr mientras se mantengan los actuales ritmos de construcción.

Estas cifras de producción de vivienda en España contrastan con lo ocurrido en Francia, donde el año pasado se marcó un nuevo récord, al alcanzar las 410.000 casas iniciadas, un 13,1% más que en 2004, según el Instituto Nacional de Estadística (Insee).

Para este año, los expertos galos estiman que la producción de obra nueva vuelva a superar los 400.000 pisos.