CincoSentidos

La hora del ejecutivo 'freelance'

Cobra por hora y sólo elige los proyectos que le interesan. El directivo sin contrato fijo llega a España.

Ya lo decía Tácito a sus conciudadanos romanos: las libertades y los amos no se combinan fácilmente. Quizá por eso la idea de desarrollar una carrera profesional sin unir el propio destino al de una única compañía es una opción que comienza a ganar terreno entre los amantes de la independencia. Bien remunerados, altamente cualificados y con una sólida red de contactos, los ejecutivos freelance -profesionales independientes que se comprometen para proyectos determinados- comienzan a asomarse al mercado laboral español. 'En el ambiente anglosajón este esquema existe desde hace mucho tiempo. Hay gente que incluso desde que finaliza la universidad decide que no quiere engancharse a una empresa, sino trabajar en determinados proyectos', señala Ignacio Bao, socio de Bao & Partners.

Bao & Partner, como otras compañías de selección de altos directivos, reconoce haber comenzado a detectar en España una demanda incipiente de este modelo de profesional. En algunas ocasiones, apuntan desde la firma, se trata de profesionales con diez o doce años de experiencia que deciden rentabilizar su tiempo al máximo vinculándose con una compañía sólo por un periodo de tiempo determinado o para un proyecto concreto. 'Estamos hablando de gente con mucha capacidad de movilidad y que facturan su trabajo por horas, como si se tratase de un consultor', señala Ignacio Bao.

Gran experiencia

La figura más común, sin embargo, es la de un ejecutivo con varias décadas de experiencia que se ha visto obligado a dejar su empresa antes de jubilarse. 'Las prejubilaciones que se han hecho en este país en los últimos años han puesto en el mercado a un numeroso grupo de profesionales de primer nivel que tienen poco más de 50 años y que son perfectos para este tipo de esquema', recuerda Bao.

El mismo perfil dibuja Margarita García de la Calle, consejera delegada de la consultora de selección Ábaco Siglo XXI. 'Aunque en España todavía es una tendencia muy incipiente, el perfil que comienza a verse es el de un ejecutivo que viene del mundo de la consultoría o de las finanzas, tiene alrededor de 60 años, está muy bien relacionado y se vincula durante un año o un año y medio como asesor, consultor o incluso consejero independiente para resolver coyunturas como la de una reestructuración empresarial, por ejemplo', explica.

Esta fórmula temporal de gestión empresarial sirve a las compañías para resolver situaciones puntuales de cambio o de crisis. 'Cuando una empresa está en pleno proceso de cambio -ya se trate de la creación de una filial, de una fusión, de la incorporación de una nueva tecnología o de un cambio de cultura- necesita a un ejecutivo que gestione el día a día y permita así a los directivos de la compañía centrarse en ese proceso', señala Bao. Contratar a un ejecutivo freelance puede también minimizar el impacto de una baja laboral en el cuadro de mando de la compañía o incluso servir de mentor para aquellos jóvenes directivos a los que se asignan nuevas competencias y más responsabilidades.

La fórmula, sin embargo, no sólo tiene ventajas para la empresa. 'Es una forma de trabajar muy satisfactoria, porque implicarse durante un año o dos en un proyecto interesante es muy enriquecedor', afirma García de la Calle.

Las abundantes retribuciones salariales que reciben estos profesionales constituyen otro reclamo atractivo que compensa la relativa inseguridad laboral que les acompaña. 'Se pagan salarios muy altos y eso hace que estas personas no tengan ningún temor al futuro, porque saben que pueden permitirse buscar con calma y con tranquilidad su siguiente proyecto', concluye.

De los cazatalentos a los portales de empleo

Las empresas de selección de altos directivos vigilan de cerca las prejubilaciones y salidas anticipadas de los ejecutivos de las empresas. 'Nosotros actuamos muchas veces de forma pro activa. Cuando hay alguien de primer nivel que deja su puesto lo entrevistamos', explica Ignacio Bao, socio de Bao & Partners.

En otras ocasiones son los propios profesionales los que acuden a los cazatalentos para ser incluidos en sus bases de candidatos. Una tercera vía de localización consiste en llamar a las empresas y pedir informes de los ejecutivos que han sido prejubilados recientemente.

El mercado de los profesionales freelance, sin embargo, se mueve también a través de otros medios. El portal Freelance.com ofrece los servicios profesionales de más de 90.000 especialistas en todo el mundo a aquellas empresas que demanden este tipo de prestaciones.

'El éxito de Freelance.com se debe a su capacidad de cubrir las necesidades de la comunidad de expertos freelance, cada vez más grande, y a la creciente demanda de recursos cualificados flexibles', señalan fuentes de la compañía. Pese a que la mayor parte de esos expertos pertenece al sector de las telecomunicaciones, el portal quiere orientarse en un futuro próximo a otros campos de la consultoría, el marketing, la publicidad o la gestión empresarial.

La compañía, que cuenta entre sus clientes a grandes empresas como L'Oréal, Amena, Grupo Dragados, PricewaterhouseCoopers o IBM, se ha marcado como objetivo fomentar este tipo de cultura en España.

Pese a que las tarifas se pactan entre el profesional y la empresa que lo contrata, el portal asegura que utilizar sus servicios 'permite ahorrar entre un 10% y un 40%'.