Competencia

Bruselas investigará en profundidad la fusión de Gaz de France y la franco-belga Suez

La Comisión Europea ha anunciado hoy la apertura de una investigación en profundidad sobre la fusión de Gaz de France y el grupo franco-belga de energía Suez, a causa de los efectos negativos que la operación podría provocar en la libre competencia en los mercados de Francia y Bélgica. La fusión prevista plantea, según Bruselas, "preocupaciones significativas sobre la competencia en todos los niveles" de los mercados de gas y electricidad en Bélgica y de gas en Francia.

Al menos así aparece especificado en un comunicado que la Comisión Europea ha hecho público hoy. Esas preocupaciones por parte de las autoridades comunitarias son producto de los solapamientos a nivel horizontal y de las relaciones a nivel vertical que se podrían producir entre las actividades de las dos compañías.

Tras esta decisión, la Comisión tiene un período de 90 días laborables (hasta el 26 de octubre) para tomar una decisión sobre si la operación podría afectar de forma negativa a la competencia en la totalidad o una parte significativa del espacio económico europeo. Fuentes comunitarias indicaron que ninguna de las dos empresas ofreció posibles soluciones a los problemas durante la fase de estudio de la operación, debido posiblemente a que, por la naturaleza "muy complicada" de la fusión, la Comisión Europea habría entrado muy probablemente en esta segunda fase.

El anuncio de la fusión de GDF y Suez, anunciado en febrero pasado, fue muy polémico porque la empresa italiana de energía Enel consideró que el Gobierno francés actuó para impedir su entrada en Suez. La proyectada operación fue considerada también un ejemplo de "patriotismo energético", y la comisaria europea de Energía, Neelie Kroes, lanzó advertencias contra la intención de algunos gobiernos de la UE de crear "campeones nacionales" en el sector de la energía en lugar de gigantes europeos.

El sector de la Energía y la UE

Además, el Ejecutivo comunitario -a iniciativa de Kroes- abrió en abril procedimientos contra 17 Estados miembros (entre ellos Francia y Bélgica) por no abrir sus mercados de la energía. "El sector de la energía es esencial para la competitividad europea. Por ello, es crucial que la Comisión analice cuidadosamente el impacto sobre la competencia de esta fusión, a fin de asegurar que no crea más barreras", afirmó hoy Kroes en un comunicado.

GDF, cuyo capital está controlado en un 80,% por el Estado francés, es el operador tradicional en el mercado francés de gas, y también está presente en el mercado gasístico de otros países, entre ellos Bélgica. Pero también ha comenzado recientemente a operar en los mercados eléctricos de Francia, Bélgica y Reino Unido. Por su parte, el grupo Suez se dedica a la energía, servicios de agua y medioambientales. La actividad energética de Suez se centra en Bélgica, donde controla buena parte del mercado gracias a las empresas Electrabel y Distrigaz, además de que ha entrado recientemente en el mercado francés de gas y electricidad.

Durante su investigación inicial, los servicios de Competencia de la Comisión "identificaron serios riesgos" para la libre competencia como resultado de la operación, ya que combinaría a las actividades de suministro de los dos principales operadores de electricidad y gas de Bélgica y dos de los tres principales operadores de gas en Francia. Además, la nueva entidad tendría el control de la mayoría de las importaciones de gas de los dos países, lo que excluiría la presencia de nuevos competidores.

Otro problema identificado es de tipo vertical, y se refiere al control que ejercen GDF y Suez sobre las infraestructuras necesarias (como redes de transmisión y transporte o instalaciones de almacenamiento). La CE también analizará el impacto de la operación en otros mercados nacionales de la Unión Europea, especialmente el Reino Unido, Hungría y Luxemburgo.