CincoSentidos

La Planta 2005, el joven de Arzuaga

Finca La Planta se localiza en la Ribera del Duero, próxima a Quintanilla de Onésimo, en plena milla de oro de la DO. Fue la primera adquisición de Florentino Arzuaga, que a principios de los 90 levantó su bodega. El edificio, una casona en piedra, se amplió hace unos años con un hotel de cinco estrellas que acoge a interesados en el enoturismo.

La bodega-hotel mira a los viñedos, 140 hectáreas plantadas en dos parcelas (parte en la propia finca, parte en las inmediaciones de la bodega) en las que se cultiva mayoritariamente la variedad tinto fino -la tempranillo de la zona-, junto a un pequeño porcentaje de cabernet sauvignon y merlot. En buena medida se abastecen de su propia uva, excepto para la elaboración de determinados vinos, en que la adquieren a viticultores de la zona.

Arzuaga es una bodega con una considerable producción, que elabora tintos crianza, reserva y gran reserva (además de un reserva especial), de talante moderno y abiertos al gran público. Tiene una línea de calidad homogénea, que reflejan bien el carácter de la denominación, y que se han convertido en un referente en la Ribera.

Esa vocación de bodega de crianza se manifiesta en su nave de barricas, unas 2.000, en la que predomina el roble americano, junto a un 25% de francés. El único joven que elaboran lleva el nombre La Planta, y con la añada 2005 ha cambiado de imagen -la nueva etiqueta elegante y moderna rompe con el clasicismo-.

Es un 100% tempranillo que ha pasado seis meses en barricas americanas y francesas, un 'roble' o 'media crianza' -que es como se denomina a este tipo de elaboraciones- de nariz muy agradable, de frutas maduras, tonos lácteos y tostados de madera.

Amable en el paso de boca, es sabroso, muy frutal, ligeramente cálido y de taninos dulces. Un vino fácil de beber y con buena relación calidad-precio (7 euros).