_
_
_
_
_
Cumbre monetaria en Madrid

La hipoteca media sube unos 200 euros al año

La subida de un cuarto de punto en los tipos de interés, hasta el 2,75%, decidida ayer por el BCE, tiene una repercusión directa en los bolsillos de los ciudadanos, muchos de ellos endeudados para el pago de la vivienda habitual. En España hay más cinco millones, con préstamos hipotecarios referenciados en su mayoría a tipos de interés variables, ligados a su vez al tipo de referencia que marca el Banco Central Europeo.

La subida decidida por el BCE incide tanto en el euribor como en el tipo de referencia hipotecario de las cajas de ahorro, los dos índices que se utilizan mayoritariamente para fijar el coste de las hipotecas variables. El alza de ayer de 0,25 puntos supone una subida de 16 euros en la cuota mensual a pagar para un consumidor con una hipoteca media de 120.000 euros con un periodo de amortización de 25 años, según los cálculos de la Asociación Hipotecaria Española. En el caso de una hipoteca algo mayor, de 137.0000 euros y un plazo de pago de 30 años, la cuota aumenta en 20 euros, según la Asociación de Usuarios Bancarios (Adicae). Es decir, el cuarto de punto de subida de ayer supondrá para un consumidor con una hipoteca media de entre 120.000 y 137.000 euros, el pago de entre 199 y 240 euros más al año.

Se trata, en principio de una cantidad pequeña que, sin embargo, se hace mucho más gravosa si se suma a las otras dos subidas (de 0,25 puntos cada una) ya efectuadas por el BCE en el último semestre. En total, desde diciembre, el banco central ha subido los tipos 0,75 puntos, con una repercusión (mayor coste) en los bolsillos de los ciudadanos entre 700 y 800 euros al año. El servicio de la deuda pública también se encarece.

Como contrapartida, los ahorradores recibirán una mayor remuneración por colocar su dinero (unos 600.000 millones) en las entidades financieras, aunque éstas suelen subir esta remuneración por debajo de lo que lo hacen los tipos.

Hacienda impulsa el alquiler de viviendas

La subida de tipos de interés repercute directamente en el, cada vez mayor, esfuerzo financiero que tienen que hacer las familias para la compra de un piso. De esta forma, el Gobierno intenta promocionar el alquiler de vivienda, como una opción a la mera compra de pisos. En el proyecto de ley de reforma del IRPF, ahora en trámite parlamentario, el Ejecutivo ha incorporado una enmienda de última hora ( a través del PSOE) por la que dejará exento (sin gravamen en el impuesto) las rentas obtenidas por un contribuyente que ponga un piso en alquiler a menores de 35 años. La medida, a aplicarse a partir de 2007, va dirigida a proveer a los jóvenes de una oferta adecuada y barata de pisos de alquiler.Sin embargo, esta medida es insuficiente a juzgar, por muchos expertos (entre ellos el Consejo Económico y Social) que han solicitado al Gobierno incentivos fiscales también para el inquilino, además de los existentes para el propietario de la vivienda. El vicepresidente Solbes ha rechazado, por el momento, incluir esta propuesta en la ley.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_