CincoSentidos

El caos urbanístico amenaza los jardines históricos

Contaminación atmosférica, impacto por las obras que a veces los rodean y conservaciones con falta de rigor son algunas de las amenazas que pesan sobre parte de los parques históricos españoles, especialmente los que están más próximos a los grandes núcleos urbanos. Pero si esos inconvenientes pueden afectar a los 51 jardines históricos que Patrimonio Nacional tiene catalogados como tal, otros que no están dentro de esa categoría se enfrentan a posibles problemas de supervivencia. Sin embargo, son jardines que pueden contar con centenares de años de historia y con monumentos en su interior.

'El aumento de la población en zonas próximas, la especulación del suelo rústico y del urbano, así como el descuido en el mantenimiento son algunas de las causas que afectan a los jardines históricos', señala Eleuterio Calleja, técnico y miembro de la Asociación Española de Parques y Jardines

Pero además se dan razones culturales. 'En España no existe la tradición de otros países, como Inglaterra, Italia o Francia, de protección y ayuda a ese tipo de patrimonio. No están tampoco catalogados oficialmente todos los jardines existentes, aunque cuenten con interés por su historia o su diseño', señala Marian Rubio, profesora de la escuela de artes plásticas de la escuela Kunsthal de Irún. Añade, en este sentido, que no cree que en España existan únicamente 51 parques con relevancia histórica o estética.

Destaca los casos de jardines de estilo romántico del siglo XIX o de principios del siglo XX, y también los que construyeron los indianos al volver de América, generalmente en el norte de la Península. 'Se han quedado generalmente dentro del ámbito familiar y no están controlados por las autoridades públicas. Y aunque algunos propietarios los conservan, son más vulnerables al mal cuidado, a la especulación del suelo y a la desaparición', añade.

Reconoce que el mantenimiento adecuado supone un elevado coste, no sólo por la necesaria supervisión de técnicos sino porque se precisa de mano de obra muy cualificada. Afirma que el sistema que se sigue en algunos países europeos consiste en ayudar a los propietarios, a cambio del control sobre los jardines, así como la posible obligación de apertura al público por unas determinadas horas o días.

Estos aspectos van a ser el tema central de las jornadas sobre la gestión y la situación de la jardinería histórica que se celebrará dentro del salón de TEM Tecma en Feria de Madrid del 13 y el 16 de junio.

Pero incluso los protegidos por Patrimonio Nacional que, según los expertos están siendo generalmente restaurados con rigor, pueden ser vulnerables a los cambios del entorno urbanístico, y más los que están cerca de los grandes núcleos urbanos. Son jardines que pueden ser de propiedad privada o pública y que tienen, al menos, un siglo de vida.