Aerolíneas

Iberia usará las marcas Air Nostrum y Catair para crecer el 50% en El Prat

Iberia insiste en la reestructuración de sus vuelos en El Prat y otros aeropuertos con el fin de reforzar su estructura de tráficos en red con centro en Barajas. Para crecer usará la nueva compañía de bajos costes, Catair, y los acuerdos con Air Nostrum. Este mensaje fue lanzado ayer por su presidente, que compareció con los ministros de Fomento e Industria, para frenar la tormenta desatada con el anuncio de que Iberia reduciría los vuelos no rentables desde Barcelona.

La aerolínea de bandera, Iberia, se mantiene en sus trece y no abandona su plan para reestructurar los vuelos con su marca principal en el aeropuerto de El Prat de Barcelona y en otros aeródromos de la red nacional. Las rutas que se verán afectadas serán las denominadas de 'punto a punto', (por ejemplo la que une Santiago de Compostela y Barcelona). Por el contrario , potenciará todos aquellos tráficos nacionales, europeos y con Latinoamérica, que favorezcan su estructura de red, que tiene como epicentro la nueva terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Para crecer en el resto de rutas rentables que no alimentan el esquema de red, y en concreto en los aeropuertos importantes de la red nacional que no son Barajas, utilizará la nueva compañía de bajos costes, Catair, que ha creado junto otros cuatro accionistas, y también los acuerdos con su franquiciada de servicios regionales Air Nostrum.

Esta es, en resumen, la política estratégica que ayer volvió a dibujar el presidente de Iberia, Fernando Conte, que compareció ante los medios de comunicación junto a los ministros de Fomento e Industria. La rueda de prensa se realizó después de un encuentro mantenido durante una hora y media por Magdalena Álvarez y José Montilla con el presidente de la aerolínea. En la reunión se debatió el plan director de Iberia y también se analizaron las consecuencias políticas que han desatado en Cataluña las declaraciones de Conte confirmando que la aerolínea abandonará sus vuelos no rentables desde El Prat. El presidente de Iberia tranquilizó a sus interlocutores comprometiéndose a garantizar su presencia en el aeropuerto barcelonés, en el que prevé aumentar su actividad y número de pasajeros un 50% hasta 2008, gracias a la incorporación de los vuelos de su nueva aerolínea de bajo coste Catair, que comenzará las operaciones en otoño, y a la colaboración con su empresa franquiciada para vuelos regionales, Air Nostrum.

La aerolínea de bandera y su aliada de bajos costes volarán con códigos compartidos

Fernando Conte, en una posterior comparecencia ante los medios de comunicación junto a los dos ministros citados, quiso mantener la posición que ha fijado Iberia en relación con la nueva compañía de bajos costes, al afirmar en varias ocasiones que 'es una sociedad independiente y corresponde a su dirección definir su política de rutas'. Sin embargo, señaló que la empresa que preside y Catair 'operarán en régimen de vuelos con código compartido' y desarrollarán planes coordinados 'importantes' desde Barcelona. Esta actividad, a juicio de Conte, obligará firmar acuerdos de prestación de servicios de handling (asistencia en tierra para aeronaves y pasajeros), así como de mantenimiento.

Remarcó también el papel que juega la franquiciada regional Air Nostrum, 'que tiene la estructura y los aviones adecuados' para dar servicio en rutas nacionales de baja densidad de pasajeros. Tampoco descartó el uso de la marca Iberia para la realización de vuelos no troncales pero con fuerte componente de viajeros de negocios.

A pesar del esfuerzo realizado ayer por Conte para remarcar las actividades que la compañía mantendrá en El Prat, el presidente de Iberia volvió a reafirmarse en las líneas básicas del plan estratégico para los ejercicios 2006-2008, que se sustenta en tres pilares fundamentales: crecer en las líneas de largo radio, mantener su presencia en Europa y reducir las rutas nacionales.

Conte aseguró que 'Iberia tiene que reestructurar sus rutas y eliminar las que no son rentables, porque forma parte de un proceso de subsistencia' de la aerolínea, no sólo en Barcelona, sino en destinos nacionales y en Europa. Dentro de esta aspiración de supervivencia la aerolínea 'precisa reestructurar su actividad empresarial y combinar los vuelos regulares' con los de bajo coste, de tal forma que, una vez creada Catair, se empezarán a percibir los primeros efectos del incremento de rutas. En el aumento de pasajeros previsto para 2008 desde Barcelona, dijo, es lógico que contribuya más la compañía de bajo coste que la tradicional, 'por la ocupación característica de ese tipo de compañías'.

La ministra de Fomento, por su parte, afirmó que lo enunciado en el plan director de la empresa para El Prat 'no se trata de una retirada de Iberia, sino todo lo contrario'. Magdalena Álvarez dijo que en Cataluña el tráfico de pasajeros entre 2004-2005 creció un 13,5%, más que la media nacional (7,5%). En El Prat aumentó el 9,4% y se ha convertido en el noveno aeropuerto de Europa. Las inversiones ejecutadas en el complejo aeroportuario de Barcelona han crecido el 56,70%, según la ministra y el Gobierno ha tomado la decisión de potenciarlo 'no para compensar nada', sino para preparar El Prat y 'fijarlo' como centro de distribución de tráfico dentro del panorama aeroportuario español.

Catair

La nueva compañía de bajos costes en la que participa Iberia con cuatro socios no volará de forma prioritaria vuelos interiores en España, sino que se especializará en rutas de alta densidad entre aeropuertos de la red nacional y las principales ciudades en Europa.