Manifestación

Los trabajadores de Braun protestan en Barcelona contra el cierre definitivo de la planta

Los trabajadores de Braun se han manifestado hoy en las calles de Barcelona en protesta contra el cierre "definitivo", según anunció ayer la dirección de la compañía, de la planta de Esplugues y el consiguiente despido de 700 trabajadores. Según el manifiesto hecho público por los trabajadores, éstos aseguran que "no hay causas organizativas, productivas ni económicas que justifiquen esta brutal deslocalización".

La manifestación protesta finalizó ante el Consulado de Estados Unidos, donde el comité de empresa entregó el citado manifiesto, dirigido a la multinacional estadounidense Procter & Gamble, que controla Braun a través de su filial Gillette. En el mismo también condenan "la estrategia de incertidumbre e indefinición" seguida por la empresa para el cierre de la planta. Por ello, instan a Braun y a Procter & Gamble "a reconsiderar la decisión del cierre y a darnos la oportunidad" de demostrar que la empresa "es rentable".

Los trabajadores consideran que el cierre de la planta de Esplugues obedece solamente "al deseo de los accionistas de tener mayores beneficios sin tener en cuenta la tarea desarrollada por los trabajadores durante 40 años". La presidenta del comité de empresa, Carmen Ocón, del sindicato Comisiones Obreras, fue la encargada de leer el manifiesto ante el Consulado de Estados Unidos.

Según Ocón, la situación "está muy negra, pero es nuestra tarea seguir luchando por el mantenimiento de los puestos de trabajo". La manifestación, simultánea a una huelga de 24 horas con seguimiento "total" por parte de la plantilla, se inició a las 10 de la mañana ante la planta de Esplugues, donde se concentraron unos 500 trabajadores con pancartas, pegatinas, silbatos y tambores. Desde allí se dirigieron en tranvía hacia la avenida Diagonal de Barcelona, que cortaron durante más de media hora. Los trabajadores corearon lemas como "No al cierre" o "Sí, sí, sí, Braun ya está aquí".